Edificio en el que vive el hombre que hoy intentó quitarse la vida cuando iba a ser desahuciado. | M. À. Cañellas

88

Un hombre de 52 años de edad y nacionalidad española tuvo que ser hospitalizado, a primera hora de ayer, tras haber intentado suicidarse instantes antes de ser desahuciado. Los hechos sucedieron, sobre las diez de la mañana, en el número 2 de la calle Francesc Fiol i Joan, de Palma.

La comisión judicial, acompañada por agentes del Cuerpo Nacional de Policía, se dirigió al inmueble, llamó a la puerta, pero nadie contestó. Cumpliendo estrictamente el lanzamiento judicial, el cerrajero forzó la puerta y la comitiva accedió al interior de la vivienda.

Una vez dentro, los agentes policiales y los representantes del juzgado pudieron ver que en el balcón de la casa había un hombre sentado en una silla sangrando abundantemente. Los funcionarios se percataron de que el varón había intentado quitarse la vida utilizando un cúter. Según información policial a la que ha tenido acceso

Ultima Hora, parece ser que la víctima había cogido una cuchilla de grandes dimensiones, y con su mano derecha se hizo un corte de gran profundidad en su muñeca izquierda.

Después se sentó en una silla, en el balcón de su vivienda, para esperar la muerte como única salida de la dramática situación a la que estaba sometido. Al parecer, la familia desconocía la situación en la que se encontraba.

Días antes les había comunicado que ya tenía solucionado el problema y que había hecho frente a los pagos pendientes con el banco. Tampoco solicitó ayuda de los servicios del Ajuntament de Palma. Rápidamente, los policías trataron de taponar la herida y atendieron en primera instancia al herido hasta que llegó una ambulancia medicalizada del Servei d’Atenció Mèdica Urgent (SAMU-061) que se hizo cargo de la situación.

En un primer instante, los facultativos desplazados estabilizaron al herido y se procedió al traslado hasta el hospital de Son Espases. Una vez allí, los médicos atendieron al paciente de la hemorragia que había sufrido. Según el parte médico facilitado por el hospital, el herido se encuentra fuera de peligro.

A raíz del dramático suceso, la comisión judicial que se había desplazado hasta la calle Francesc Fiol i Joan, previa consulta con el juez responsable del caso, ordenó la paralización del desahucio al igual que el de un familiar que también tenía que realizarse. Cort no tenía conocimiento de los hechos y por consiguiente no pudieron activar el protocolo de ayuda.