La hermana, en la Comandancia de Son Rapinya. | Alejandro Sepulveda Soler

0

Seis años después, Monique Tennant pide que no se olvide el caso de su hermana. Jacqueline desapareció cuando realizaba una excursión por Mallorca, casi con seguridad por La Victoria (Alcúdia), y ayer Monique viajó a Palma para recordarle a la Guardia Civil que a día de hoy no se sabe nada sobre su paradero.

Jacqueline trabajaba como animadora en un hotel de Can Picafort y los martes tenía libre, día que aprovechaba para hacer excursiones. El 9 de octubre de 2007, la británica de origen jamaicano, de 45 años, desayunó en su hotel y después salió de excursión. Fue la última vez que sus amigos y compañeros la vieron.

Cuando se denunció su desaparición, los investigadores encontraron una agenda en la que Jacqueline apuntaba los lugares de la Isla que quería visitar, por lo que la búsqueda se centró en aquellos que no estaban tachados. Antes de desaparecer, la británica habló con su jefe y le dijo que estaba llegando a lo alto de una montaña y que había unas vistas maravillosas. El repetidor de telefonía ubicó esa última llamada en La Victoria.

Ayer, Monique pidió la colaboración ciudadana y visitó la Comandancia de la Guardia Civil de Son Rapinya, para solicitar a los investigadores que no se olviden de su hermana y que, por supuesto, no se cierre el caso. La Benemérita sospecha que la animadora sufrió un accidente en la montaña cuando estaba sola, y que su cuerpo quedó en una zona aislada.