Previous Next
16

«Atraco en un farmacia de Arxiduc Lluís Salvador». A las diez y cuarto de la mañana de ayer la emisora de la Policía Local de Palma emitió una alerta para que todas las unidades próximas se desplazaran hasta esa dirección. Al final, resultó que no se trataba de un atraco, sino de un travesti al que habían sorprendido hurtando en el interior de la botica y los empleados lo habían dejado encerrado.

La farmacia está ubicada en el número 79 de esa calle, cerca de la confluencia con Arquitecto Bennàssar. Según parece, en el interior había algunos clientes esperando ser atendidos, cuando un empleado detectó que un varón estaba hurtando productos.

Al momento le llamaron la atención, pero el individuo adoptó una actitud desafiante y trató de salir corriendo, según informaron en fuentes policiales. Los encargados del negocio cerraron rápidamente las barreras y el sospechoso quedó atrapado en el interior, sin posibilidad de escapar. La tensión, entonces, fue en aumento y el travesti comenzó a proferir amenazas para que le dejaran salir a la calle.

Fue entonces cuando la Policía Local recibió una llamada de la farmacia alertando del «atraco», que al final no fue tal.

Gran despliegue

El primer agente en llegar fue un policía de barrio que se encontraba en las inmediaciones, y a continuación comparecieron dos patrullas del cuartel de San Fernando y motoristas del Cuerpo Nacional de Policía, para prestar apoyo por si se confirmaba el atraco.

Los agentes colocaron los grilletes al hombre, que tenía apariencia de mujer, y después se entrevistaron con los encargados de la farmacia, que estaban muy nerviosos por lo ocurrido. El acusado fue detenido y trasladado hasta las dependencias policiales.