Imagen de uno de los detenidos puesto a disposición judicial esta mañana. | Alejandro Sepúlveda

17

El juez ha enviado hoy a prisión con carácter provisional a 9 miembros de la banda criminal alemana Los Ángeles del Infierno, 2 de ellos con posibilidad de pagar fianzas de 60.000 y 20.000 euros, y ha dejado en libertad a otros 2, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB).

Entre ayer y hoy ya han declarado en los juzgados de Vía Alemania de Palma 13 de los 24 miembros de esta banda criminal, la mayor parte de nacionalidad alemana, detenidos en una amplia operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

El cabecilla, que fue arrestado con el resto el martes en Mallorca en la citada operación, ha sido enviado hoy a prisión por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que se ha desplazado a Palma para practicar los interrogatorios.

Se trata del líder europeo de esta banda, que manejaba un entramado de empresas y negocios fraudulentos que servían para cometer el blanqueo de capitales.

Otros 8 detenidos comparecerán ante el juez a lo largo de esta tarde y noche; mañana, viernes, será el turno de otros tres detenidos que son funcionarios públicos españoles, según han señalado fuentes de la investigación.

Entre los delitos que se les imputan se encuentran pertenencia a organización criminal, prostitución, contra la salud pública, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas, extorsión, amenazas, coacciones, secuestro y homicidio.

Uno de los objetivos de la banda era blanquear dinero en la isla con la construcción de un circuito de Fórmula 1.

Los Ángeles del Infierno están considerados una mafia y funcionan en lo que ellos denominan «capítulos» o grupos. El de Mallorca es el más importante, está integrado por personas de toda Europa, pero predominan los alemanes, y sus cabecillas están reclamados por la Justicia germana por varios delitos.

Según el Ministerio del Interior, las operaciones de blanqueo de capitales eran realizadas a través de un entramado de empresas a nombre de testaferros, que también eran usados para figurar como supuestos propietarios de distintos bienes, como una finca en Lloret de Vistalegre, valorada en 2,5 millones de euros y cuyos propietarios reales serían el líder en Europa y un colaborador.

Las investigaciones comenzaron hace dos años contra esta organización delictiva de ámbito internacional que gira en torno a un club de moteros mundial conocido como los HAMC (Hell's Angels Motor Club).