2

La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a dos agentes de viajes a dos años de prisión para cada uno por sendos delitos de apropiación indebida y a que indemnicen a 17 compañías aéreas tras haberse apoderado de hasta un total de 138.042 euros procedentes de la venta de billetes de avión entre septiembre y octubre de 2006, cuyo importe, en lugar de devolverlo a las aerolíneas, lo ingresaron en cuentas corrientes de su titularidad.

Mediante una sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Segunda de la Audiencia obliga a Francisco G.A. y a Juan Andrés J.B. a abonar en concreto 2.249 euros a American Airlines; 1.629 a KLM; 16.134 a Iberia; 657 a Avianca; 1.033 a Thai Airwais; 6.426 a Spanair; 622 a Swiss Airlines; 6.258 a Air Berlin; 88.500 a Air Europa; 739 a Continental Airlines; 570 a Alitalia; 6.462 a Air France; 435,8 a Mexicana de Aviación; 1.152 a Cubana de Aviación; 1.233 a Aerovías de México; 543 a Vietnam Airlines, y 392 a Royal Air Maroc.

El tribunal relata cómo los acusados, en representación de la entidad Viajes Meditours -dedicada a la venta de servicios de transporte aéreo-, puestos de común acuerdo y en perjuicio de las anteriores compañías aéreas, hicieron suyos 138.042 euros de la venta en metálico de los billetes de avión. Fondos que, según la Sala, fueron a para a cuentas de su propiedad, de las mercantiles que representaban o se ingresaban en cuentas comunes y se hacían traspasos de dinero de unas cuentas a otras.

Tal y como recalca la sentencia, Juan Andrés J.B., administrador y representante legal de la entidad Patinum Wings Corporation, administradora única de Viajes Meditorus -dedicada a la venta de servicios de transporte aéreo-, y Francisco José G.A., de Viajes Calas Tours, habían suscrito en mayo de 2006 un convenio por el que esta última entidad gestionaría los locales de la otra, siéndoles cedidos sin que ello fuese comunicado a la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

De este modo, prosigue la resolución, Meditours continuaba figurando como único agente de viajes de los locales, toda vez que subraya que Cala Tours nunca suscribió contrato alguno con IATA. Juan Andrés J.B. facultó a Francisco José G.A. para administrar todos los bienes y negocios de Meditours, sin ser inscrito en el Registro Mercantil y dirigiendo en común la actividad empresarial, ordenando la prestación de servicios a los empleados.

SE DESCONOCE EL DESTINO FINAL QUE DIERON A LOS FONDOS

El tribunal incide en sus fundamentos jurídicos en que ni uno ni otro fueron autorizados para la venta de billetes de las compañías transportistas asociadas, a pesar de lo cual Francisco José G.A., en virtud del poder que le fue otorgado y con el desconocimiento de IATA, consiguió emitir billetes de avión junto a su socio a través de Meditours. «Se desconoce el destino final que los acusados dieron a las cantidades por ellos apropiadas, pero ambos participaron directamente en la apropiación», señala.

A la hora de llevar a cabo la defraudación del dinero a las compañías aéreas, Juan Andrés J.B. firmó como representante de la agencia de viajes la recepción de los documentos de impago emitidos por IATA, para lo cual se desplazó a Madrid con el fin de aclarar con ésta la situación de impago y tratar de encontrar una solución, firmando asimismo las liquidaciones de ventas emitidas por Meditours y dirigidas a IATA. Cada uno de los acusados también se enfrenta a una multa de 2.700 euros y al pago de las costas.