La detención la practicó la Policía Judicial de la Guardia Civil. | Michel's

13

El juez Antoni Garcies, ayer en funciones de guardia en los juzgados de Vía Alemania, ordenó el ingreso en prisión, sin fianza, para un joven noruego de 18 años de edad acusado de propinar una brutal paliza a su compañera sentimental.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado viernes en los Apartamentos Lago, sito en el Port d’Alcúdia.

Al parecer, la pareja de noruegos llevaban unos seis días en la Isla alojados en el citado complejo hotelero del norte de Mallorca. Todo hace pensar que el viernes por la noche los chicos bebieron una gran cantidad de alcohol y que se inició una acalorada discusión. Fruto de la misma, el varón comenzó a golpear a su novia, una chica noruega de 18 años de edad, provocándole importantes lesiones.

Tanto la discusión como la posterior agresión se produjo en la habitación de los apartamentos. Rápidamente, personal del complejo y algunos turistas alertaron a los equipos de emergencia. A la llegada de los agentes de la Guardia Civil se procedió al arresto del presunto agresor y se trasladó de urgencia en una ambulancia medicalizada del 061 a la víctima hasta la Unidad de Cuidados Intensivos de la clínica USP Palmaplanas.

A partir de ese instante, funcionarios de la EMUME (Equipo de la Mujer y Menor) de la Guardia Civil y la Policía Judicial de Palma iniciaron una exhaustiva investigación para tratar de esclarecer los hechos.

En un primer interrogatorio, el varón afirmó que no se acordaba de absolutamente nada de lo que había pasado. La víctima, por su parte, también afirmó que no se acordaba de nada, todo ello fruto de la gran cantidad de ingesta de bebidas alcohólicas y de, supuestamente, algún otro tipo de sustancias ingeridas.

La pareja tenía que abandonar la Isla el pasado sábado pero los hechos acontecidos se lo han impedido. Ningún familiar de los chicos se desplazó hasta Mallorca al ser informados de lo sucedido.

Por su parte, en la mañana de ayer, el detenido pidió perdón ante el juez de guardia, Antoni Garcies y le confesó que no se acordaba de nada. El detenido ingresó en prisión poco antes de las dos de la tarde.