Los equipos de emergencia en la autopista de Llucmajor. A la derecha, junto a la ambulancia, el cadáver de la víctima. | Vasil Vasilev

24

Un hombre que acababa de llegar a Mallorca con su mujer para pasar la fiesta de Fin de Año junto a sus familiares falleció ayer por la mañana en un desgraciado accidente en la autopista de Llucmajor (MA-19). El siniestro tuvo lugar alrededor de las 08.45 horas, cuando la visibilidad era muy baja en la autopista debido a la intensa niebla.

El fallecido fue identificado como Emilio Raventós Batet, de 54 años de edad. Este hombre había viajado a Mallorca desde Barcelona en compañía de mujer a primera hora de la mañana de ayer. Tras su llegada a Son Sant Joan cogieron un Ford Fiesta de alquiler y tomaron la autopista de Llucmajor para dirigirse a Calonge (Santanyí), ya que tenían previsto pasar la Nochevieja con unos familiares.

Emilio y su mujer circulaban por la autopista de Llucmajor y a la altura del kilómetro 15,5, poco antes de la salida del circuito, su coche impactó levemente contra un vehículo que le precedía, supuestamente al que no vieron debido a la intensa niebla.

Arcén

Los dos conductores se pararon en el arcén derecho de la autopista con la intención de realizar el parte amistoso del accidente.

En ese tramo de autopista hay doble guardarraíl a la derecha y el arcén no es muy amplio, por lo que queda poco espacio entre los coches parados y los que circulan por el carril de la derecha de la autopista.

Cuando Emilio abrió la puerta del Ford Fiesta y se bajó del vehículo, fue atropellado por otro coche que circulaba por la vía, también en sentido a Llucmajor. Al parecer el conductor de este tercer turismo tampoco se percató de la presencia de la víctima bajando de su coche debido a la niebla. A través del 112 se movilizó a los equipos de emergencia. Policía Local, ambulancias del 061, Guardia Civil y personal del departamento de Carreteras del Consell de Mallorca se desplazaron con rapidez hasta el lugar del suceso.

Los sanitarios asistieron al conductor arrollado, pero no se pudo hacer nada por salvarle la vida debido a las graves lesiones padecidas.

Los agentes de la Guardia Civil de Tráfico se encargaron de elaborar el atestado para concretar las causas.

Los agentes se entrevistaron con los conductores de los otros dos vehículos implicados y a la mujer del fallecido se le proporcionó asistencia psicológica.

La muerte de Emilio Raventós se comunicó al juzgado en funciones de guardia y la juez ordenó el levantamiento del cadáver.

Los vehículos accidentados fueron retirados de la vía y los equipos de emergencia fueron abandonando del lugar.