Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la comisaría de Manacor procedieron a la detención de un varón acusado de robar más de 8.000 litros de combustible en Manacor.

La detención se produjo, como resultado de una operación policial que tuvo su origen en la denuncia presentada por los responsables de una empresa de construcción de Manacor que facilitaron una serie de datos de robo. Tras la detención, fue preciso establecer un dispositivo especial para tratar de localizar los lugares en los que podría haberse almacenado el combustible sustraído. La investigación supuso un esfuerzo denodado por parte de los policías que finalmente, y como resultado de un sinfín de pesquisas y comprobaciones, lograron localizar un lugar en el que se ocultaba el género.

Los funcionarios localizaron 38 bidones de 200 litros de capacidad cada uno, comprobándose posteriormente que 34 de ellos contenían combustible diesel y 4 aceite de motor.