Imagen del joven detenido en la calle Caro de Palma. | Guillermo Esteban

Pasar una horas en los calabozos tiene un precio: 7,25 euros.

Agentes de la Policía Local de Palma procedieron, en la madrugada de ayer, a la detención de un ciudadano de 19 años y nacionalidad ecuatoriana, acusado de no pagar la carrera de un taxi, no identificarse a los agentes y agredir a uno de ellos.

A la 01.58 horas de ayer, una patrulla que circulaba por las inmediaciones de la calle Caro de Palma se percató que dos jóvenes abandonaron a la carrera un taxi.

Rápidamente, los policías les siguieron y les dieron el alto. Uno de los implicados no presentó resistencia alguna y, a requerimiento de los agentes, se identificó.

Por su parte, Antonio J.F., de 19 años, se negó en todo momento a presentar su documentación, comenzó a gritar y, cuando los funcionarios le pedían que se tranquilizarse, el arrestado le propinó un fuerte empujón a unos de los policías.
Acto seguido, el joven fue reducido y se procedió a su detención.

Cuando los actuantes se dirigieron al taxista, el conductor les confirmó que los dos chicos debían una carrera de 7,25 euros y que al no querer pagarla al llegar al destino salieron del taxi corriendo.

A las pocas horas, los agentes dejaron al chico en libertad y le notificaron su imputación judicial.