La detención fue practicada por agentes de la Policía Judicial de la Policía Nacional. | ALEJANDRO SEPULVEDA

19

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la comisaría del aeropuerto de Son Sant Joan, procedieron a la detención de un hombre acusado de cometer numerosos hurtos en el interior del recinto aeroportuario.

Al detenido, un ciudadano argelino identificado como Naoufel B., de 41 años de edad, se le imputan, por el momento, un total de cinco delitos de hurto por un valor total de más de 35.000 euros.

Aumento de robos

Durante el último mes, la Policía Nacional de Son Sant Joan, constató un nuevo incremento de hurtos en las diferentes puntos del aeropuerto, hurtos que se cometían por un individuo de unos cuarenta años y de aspecto mediterráneo, actuando siempre con sigilo y de manera certera en la elección de la víctima, siempre turistas.

El modus operandi variaba en función del lugar de comisión del delito, terminales, párking e inmediaciones.

Según los responsables del caso, el autor material de los mismos está catalogado policialmente como un gran profesional en la materia. De hecho, su gran habilidad delictiva dificultó la detención del mismo.

El sospechoso aprovechaba las aglomeraciones y la desorientación de algunos turistas en la terminal de llegadas para, con sumo sigilo, aproximarse y robarles los bolsos de mano.

Los policías, una vez identificado y detenido a Naofel, comprobaron cómo éste venía alquilando vehículos siempre en compañías que operan y tienen su sede en el aeropuerto de Palma -llevaba gastados 1.200 euros en las últimas cinco semanas-, y para despistar a los investigadores, nada más cometer su acción, intercambiaba su vestimenta.

El imputado lleva residiendo en Mallorca más de 15 años y le constan más de quince detenciones anteriores.

Vehículo

En el interior del vehículo del sospechoso, una vez arrestado, se localizó una gran cantidad de gorras, camisetas de diferentes colores y pantalones. Es una práctica muy común entre los carteristas profesionales, nada más perpetrar el robo, cambiarse de gorra y camiseta para no ser detectados en los controles policiales o por el visionado de cámaras.