1

Josefa R.F., la mujer de 63 años asesinada presuntamente por su expareja en la localidad ibicenca de Sant Josep de Sa Talaia, falleció después de haber recibido golpes en la cabeza, uno de ellos en la sien que la dejó inconsciente, con el cuerpo sobre la cama y el torso hacia adelante, lo que le impidió respirar con normalidad provocándole la muerte.

Así lo revela la autopsia, dada a conocer por la Guardia Civil de Sant Antoni, que ha informado de que la fallecida fue víctima de violencia de género, ya que había recibido agresiones anteriores de su excompañero sentimental, J.R.R., de 55 años, sobre el que pesaba una orden de alejamiento.

Según la Guardia Civil, en las primeras declaraciones del detenido, éste se contradijo continuamente a la hora de explicar las circunstancias del hallazgo del cuerpo y justificar su presencia en el lugar.

Por ello, la Guardia Civil procedió a su detención este pasado fin de semana, cuando el hombre se encontraba en el Aeropuerto de Eivissa con la intención de abandonar la isla en un vuelo hacia Mallorca. Este martes ha pasado a disposición judicial.

Aunque en un principio se creyó que el fallecimiento se debía a causas naturales, la autopsia reveló que la víctima había sufrido fuertes golpes que podrían haber acabado con su vida al quedar inconsciente con el cuerpo inclinado hacia delante, lo que le impidió respirar normalmente causándole la muerte.

Juan R.R. ya fue condenado en septiembre por malos tratos y tenía una orden de alejamiento de su mujer. En las primeras declaraciones como testigo, el hombre se contradijo en repetidas ocasiones al intentar explicar su presencia en el lugar ni las circunstancias del hallazgo.

Dos días después de la muerte de su expareja, el sospechoso fue detenido en el aeropuerto cuando se disponía a abandonar la isla en un vuelo con dirección a Mallorca.

La Conselleria de Salud, Familia y Bienestar Social y el Instituto Balear de la Mujer, han mostrado en su nombre y en el de todos los miembros del Govern, su «más contundente condena y rechazo» por la muerte de una mujer.

Asimismo, la propia Conselleria ha querido transmitir el pésame a la familia directa de J.R. y han destacado que hechos como estos deben ser denunciados para que toda la sociedad sea consciente de que la violencia de género existe y que, de esta forma, «entre todos, se pueda erradicar».