El deportivo Mercedes SLK dobló una farola y después se estrelló contra una caseta de la electricidad. | Vasil Vasilev

106

Dos menores de 15 años de edad se estrellaron en la madrugada de ayer frente al palacio de congresos de Palma con un Mercedes de gran potencia, propiedad del padre de uno de ellos.

El accidente ocurrió sobre las tres y media de la madrugada, cuando los adolescentes se dirigían por la autopista del aeropuerto en dirección a la entrada de Palma, frente al Portitxol.

De su padre

Según parece, uno de los muchachos había cogido el flamante deportivo a su padre, pero como no sabía conducirlo se lo dejó llevar a su amigo, de su misma edad. Se fueron a dar un paseo con el vehículo, de gran potencia, y al tomar la curva hacia la calle Manuel Azaña perdieron el control.

Todo apunta a que los chicos circulaban a una velocidad elevada y con la calzada mojada por la lluvia. El Mercedes patinó y se llevó por delante una farola del alumbrado público, que quedó suspendida sobre el asfalto. A continuación, se subió a la acera y acabó estrellándose contra una caseta de la electricidad. «La gran suerte ha sido que en ese momento ningún peatón pasara por ese tramo», informó uno de los funcionarios que participó en el operativo de emergencia.

Tras la violenta colisión, varias patrullas se desplazaron hasta el palacio de congresos e identificaron a los dos ocupantes del vehículo. Tras escuchar su relato, contactaron con sus respectivas familias y el padre de uno de ellos se presentó en la autovía y los recogió. Una grúa retiró el Mercedes de la acera. El deportivo tenía una rueda reventada, al parecer de la colisión con el bordillo, y cuantiosos daños materiales.