El acusado fue detenido en febrero de 2009 tras denunciarse los hechos. | M.A.

27

Un hombre de 47 años de edad aceptó ayer una condena por abusos sexuales tras reconocer que hizo que una niña de seis años le masturbara.

El acusado es un hostelero del municipio de Manacor. Conocía a la menor porque ésta iba a menudo a su establecimiento con sus padres, vecinos de la zona. En el local la niña se había hecho amiga del hijo del acusado -que entonces tenía ocho años de edad- con el que solía jugar al escondite en la parte de atrás del bar. Así, la víctima mantenía una relación de confianza con el acusado.

Engaño

Los hechos ocurrieron después del día de Reyes de 2009. La menor estaba en el establecimiento y el dueño la pidió que le acompañara a la parte de atrás con la excusa de que quería que le ayudara a hacer 'pipí' ya que él sólo -dijo a la víctima- no podía. Con esta excusa hizo que la menor le masturbara. La niña contó luego los hechos a sus padres y el acusado fue detenido a principios del mes de febrero de ese año.

Ayer en el juicio, el acusado reconoció los hechos y se conformó con una condena de dos años de prisión por un delito de abusos sexuales, después de que su defensa, la Fiscalía y la acusación particular alcanzaran un acuerdo. Las acusaciones pedían inicialmente una pena de tres años y ahora, con la de dos, el acusado podrá pedir la suspensión de la condena durante la fase de ejecución.

La condena incluye también la prohibición para el acusado de acercarse a menos de trescientos metros a la menor durante una periodo de cinco años.

La menor no sufrió secuelas a raíz de los abusos, dado que no relacionó lo que ocurría con un comportamiento agresivo o nocivo hacía ella dada su edad.