Imagen del detenido después de conocer la decisión del juez de enviarlo a prisión. | Jaume Morey

35

Agentes del Servicio de Atención a la Familia (SAF) del Cuerpo Nacional de Policía procedieron a la detención del conductor de un taxi 'pirata' acusado de violar a una mujer a la que se ofreció a acompañar. El arrestado, un varón de 34 años identificado como Felipe R.B. y nacionalidad peruana, fue puesto en la mañana de ayer a disposición judicial y el juez ordenó su ingreso en prisión.

Los hechos se remontan a la madrugada del sábado al domingo, concretamente entre el tramo comprendido entre las cuatro y las seis. Una joven de 25 años y nacionalidad boliviana salía de una discoteca de la zona de Gomila y se disponía a coger un taxi. Al ver que no pasaba ninguno, la víctima se acercó a un vehículo de los denominados taxis 'pirata', es decir, servicios fraudulentos y poco seguros que se ofrecen a los ciudadanos por menos de la mitad del coste de los taxis oficiales.

La chica, a pesar de que era plenamente consciente que estaba tomando un servicio ilegal de transporte, aceptó y se subió.

Acto seguido le dijo al conductor que quería ir a la calle Aragón. Cuando el vehículo circulaba por el túnel de Avenidas, el conductor cerró los pestillos, retuvo a la chica en contra de su voluntad, aceleró el coche y se la llevó hasta un parking o descampado deshabitado. Una vez allí, agredió a la mujer, le rompió la ropa y la violó.

Una vez consumada la agresión sexual la chica consiguió escapar en un momento de descuido del agresor. Lo hizo aprovechando un semáforo de la calle Aragón y fue auxiliada por un verdadero profesional del taxi y dos clientes.

Además, el Cuerpo Nacional de Policía tuvo muchos problemas para dar con el delincuente porque utilizaba una identidad falsa. De hecho, con su nombre falso había sido juzgado y condenado por conducir ebrio. Ahora sobre él pesan los cargos de agresión sexual, infracción a la Ley de Extranjería y falsedad documental.