Imagen de los niños que fueron llevados por la monitora detrás del cordón de la Policía Local durante el desahucio.

90

La Policía Local de Palma atribuye tres delitos a una monitora de una asociación de inmigrantes que se llevó a trece menores que estaban a su cargo a una concentración de 'indignados' contra un desahucio en la calle Beatriu de Pinós. La mujer declaró como imputada ante los agentes y después quedó en libertad. Los padres de los niños, de entre 5 y 11 años, al tener noticias de que sus hijos habían sido llevados a la concentración y habían estado en peligro si había incidentes o alguna carga policial, acudieron a la asociación a pedir explicaciones, y también han puesto los hechos en conocimiento del Cuerpo Nacional de Policía (CNP).

Investigación

El desahucio se produjo el pasado día 20 de julio. Entre 30 y 40 miembros del movimiento 15-M fueron a la vivienda para impedir el desahucio aunque no lo lograron. La Unidad de Intervención Inmediata de la Policía Local acudió en apoyo del CNP. En un momento de la mañana vieron llegar a tres monitoras con un grupo de 13 menores cogidos de la mano, que fueron colocados entre el cordón policial y varios de los 'indignados'. Los niños, incitados por la monitora imputada, empezaron a cantar una canción, con un estribillo con palabras en contra del desalojo y a favor de la ocupación. Los agentes pidieron a la monitora que se marchara de allí con los niños porque corrían peligro. Ella no desistió pero al cabo de unos minutos se fue con los pequeños en dirección a la Plaza de las Columnas.

Dos agentes la siguieron para identificarla, pero ella se negó y empezó a decir que la policía la perseguía. Los agentes desistieron, pero han seguido realizando gestiones durante varios días para esclarecer los hechos y han elaborado un completo informe penal, que ha sido entregado al juzgado recientemente.

Los niños estaban apuntados en la escuela de verano de la asociación de inmigrantes Federación Sur. La monitora, Graciela Laura D.F., de 38 años, los llevó sin el consentimiento de los padres a la concentración contra el desahucio y después los grabó en vídeo pidiéndoles qué les había parecido la actuación policial. Por todo ello ha sido imputada. Muchos de los padres montaron en cólera al saber que sus hijos habían sido manipulados y algunos niños han sido desapuntados de las actividades de verano de la asociación.