2

La Policía Nacional desarticuló a un grupo de 'narcos', formado por tres hombres y una mujer, que transportaban la droga por barco y avión a través de personas que llevaban la droga en el interior de su organismo.


Los detenidos organizaban los envíos desde sus bases y mantenían una intensa actividad de distribución entre Palma y Barcelona.


A tres de ellos, en el momento de la detención, se les interceptó con medio kilo de cocaína, que portaban oculta y pretendían introducir en Mallorca.


Los agentes de la policía averiguaron que los integrantes de la banda habían previsto enviar a dos personas hasta la República Dominicana para transportar cocaína oculta en el interior de su organismo, pero diversos problemas de última hora, como la detención de uno de sus correos, obligaron al grupo a cancelar sus viajes a Sudamérica, y centraron toda su actividad en vuelos locales para reducir riesgos.


Investigación


En una primera fase de la investigación los agentes del GRECO (Grupo Especial de Respuesta al Crimen Organizado) de Balears detuvieron en el aeropuerto de Son Sant Joan a una mujer que transportaba en su equipaje, entre sus prendas de vestir, una partida de cocaína. Fue este primer arresto el que alertó a los presuntos líderes del grupo, que decidieron refugiarse en Barcelona y en Suiza como medida de seguridad.
Uno de ellos fue localizado días más tarde en la Ciudad Condal. Tras averiguar que pretendía regresar a Palma por barco, se estableció un dispositivo policial que permitió su arresto nada más desembarcar en la Isla. Durante la investigación se descubrió que el otro responsable de la organización se había desplazado a Madrid para adquirir más estupefacientes.


Una vez con la droga en su poder se desplazó hasta Barcelona, y en unión de otros dos miembros de la banda, embarcó con destino a Mallorca para después poder distribuir el material.


En el momento en que los tres traficantes llegaron al aeropuerto de Palma de Mallorca y recogían su equipaje, fueron detenidos. En el registro, los agentes encontraron cuarenta bellotas de cocaína con un peso aproximado de quinientos gramos en el equipaje de ambos.