Imagen facilitada por la Guardia Civil de un alijo oculto en Canarias

Compraban barcos en Venezuela o Colombia, los cargaban con cocaína y al llegar a España ocultaban la droga en acantilados de Canarias. Después, hundían las embarcaciones, para eliminar pruebas. La Guardia Civil ha culminado la llamada 'operación Calima', que se ha saldado con la detención de cuatro 'narcos' de Mallorca.

De acuerdo con los datos facilitados ayer por la Benemérita, una vez que la banda mallorquina compraba las naves en Sudamérica, el viaje de vuelta a España duraba «meses», ya que adoptaban muchas precauciones para no ser interceptados. La primera escala era Canarias, donde buscaban peligrosos acantilados junto a la costa para ocultar los fardos, envueltos en neopreno. Las ganancias eran tales que no les importaba, a continuación, hundir las embarcaciones, algunas de las cuales estaban valoradas en 300.000 euros.

Hace unos días los agentes de la Policía Judicial-EDOA (Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga) y del ECO (Equipo contra el Crimen Organizado) siguieron a algunos de los sospechosos por El Hierro y el puerto de El Médano, y los sorprendieron recogiendo 9 kilos de cocaína ocultos entre unas rocas. A continuación cayeron los cuatro 'narcos' de Mallorca, en Palma, Calvià y Felanitx. El juez ha ordenado el ingreso en prisión de todos ellos. Los otros tres arrestados de Canarias también se encuentran ya entre rejas.