Imagen captada tras los incidentes en la mezquita de Pere Garau, en julio de 2009. | Vasil Vasilev

152

Finalmente, los graves incidentes registrados el pasado verano entre policías locales de Palma y musulmanes en la mezquita de Pere Garau irán a juicio. El Juzgado de Instrucción número 8 de Palma, que instruye el caso, acaba de dictar un auto abriendo el juicio oral. Ahora es turno del fiscal y de los abogados de las dos partes presentar sus escritos para que se fije la fecha del juicio.

Los hechos se remontan a la noche del 14 de julio del año pasado, cuando agentes de la Policía Local dieron el alto a dos jóvenes que circulaban sin casco en un ciclomotor por la calle Lluís Martí. Los dos individuos no hicieron caso a los policías, huyeron y se refugiaron en la mezquita. Cuando los agentes intentaron entrar en templo, una multitud de fieles musulmanes les cerró el paso y se vivieron momentos de gran tensión.

El imán Juan Peralta, español convertido al Islam, Francisco Javier Jiménez, también converso y un tercer marroquí conocido como Driss fueron detenidos y conducidos al cuartel de Sant Ferran.

Decenas de árabes se trasladaron de madrugada a la comisaría y presionaron hasta que sus dos líderes y el tercer detenido fueron puestos en libertad.

Estas tres personas y un cuarto varón, natural de Argelia, denunciaron después a cuatro agentes del Grupo de Actuación Preventiva (GAP) de la Policía Local con los que habían tenido el altercado en la mezquita. El juez admitió la denuncia e imputó a los agentes por los presuntos delitos de lesiones, detención ilegal y coacciones.

La versión de los musulmanes y los policías es sustancialmente diferente. Se da la circunstancia de que los cuatro policías imputados también figuran como denunciantes. Por tanto, hay un cruce de acusaciones y los agentes han denunciado por lesiones y atentado a agentes de la autoridad a Peralta, Jiménez y un tercer implicado

El incidente provocó tensión también entre el Ajuntament de Palma, la comunidad islámica y la Policía Local de Palma a raíz de la sucesión de declaraciones que se hicieron tras el altercado. A lo largo de los últimos meses el juez ha tomado declaración a los policías denunciados, así como a compañeros que también acudieron al altercado y otros testigos.

A principios de este mes se realizaron las últimas declaraciones. Ahora, el juez ha dictado el auto de apertura del juicio oral.