La mujer quedó tendida en el suelo. | Vasil Vasilev

39

La mujer que fue brutalmente agredida la madrugada del pasado sábado en Son Gotleu podría perder la visión de un ojo. El gabinete de prensa de la Policía Local de Palma informó ayer de los hechos, de los que se ha venido informando en estas páginas. La mujer es de nacionalidad dominicana , tiene 41 años de edad y ejerce la prostitución. La madrugada del pasado sábado estaba en un bar con tres marroquíes, se inició una discusión y ella les lanzó un vaso de cristal, que impacto en otra mesa.

Acto seguido los tre varones y la mujer salieron a la calle, frente al número 48 de Francesc Julià, y los primeros comenzaron a agredir a la fémina de manera indiscriminada.

Un testigo llamó a la sala del 092 y al llegar varias dotaciones de agentes de la Policía Local comprueban que los tres marroquíes están dando una paliza a una mujer, que está en el suelo. Al ver a los policías los agresores huyeron a la carrera. Mientras unos agentes se quedaron junto a la víctima y reclamaban la presencia de una ambulancia, los otros se fueron en persecución de los delincuentes. Uno de ellos fue localizado a unos 50 metros. Llevaba manchas de sangre en la camisa pero de los hechos repetía que «no sé nada».

Minutos después se encontró a otro de los agresores. Se había escondido debajo de un coche pero los pies le sobralían. También llevaba manchas de sangre en la camisa, pero insistió que de la paliza a la mujer «no sé nada».