La fachada del piso quedó ennegrecida por el humo. | P. Pellicer

Un incendio causó ayer graves daños materiales en un piso de la calle Gabriel Llabrés de Palma, a pocos metros de la Plaza Pere Garau, y obligó a evacuar a los vecinos del edificio, de seis alturas. Los Bombers de Palma se desplazaron al lugar y se encargaron de la extinción del fuego, mientras que los agentes de la Policía Local acordonaron la zona por seguridad.
El fuego se inició en el salón de un cuarto piso del número 18 de la citada calle palmesana, alrededor de las 16.15 horas. En ese momento se encontraban en la vivienda una mujer de unos 50 años, una hija suya, de ocho años y una nieta, de nueve años. Esta última menor fue la que se percató del incendio, que comenzó en el sofá, llamó al teléfono de emergencias 112 y trató de apagar las llamas. No obstante el fuego cogió fuerza con rapidez y en poco tiempo empezó a salir una gran humareda de la vivienda.
La mujer y las dos niñas salieron del piso y bajaron a la calle, al igual que los vecinos que en esos momentos se encontraban en sus domicilios. Uno de los residentes fue llamando a sus vecinos de portal en portal para alertarles del siniestro. En esos momentos también se personaron en la vivienda efectivos de la Policía Local, que comprobaron que no hubiese nadie en los pisos, y también se buscó a la menor que había llamado al 112, por si estaba sola en la vivienda, pero al poco rato se supo que estaba junto a su abuela. La extinción duró unos 50 minutos. El fuego destrozó por completo el salón de la casa y el humo afectó al resto de la vivienda, que tiene unos 70 metros cuadrados. Debido a las llamas, las paredes y el techo del salón se desconcharon.
Una vez que se dio por concluida la extinción, los vecinos regresaron a sus casas. Las causas que provocaron el incendio en el sofá están siendo investigadas.