La Guardia Civil ha excarcelado al magrebí y le ha imputado otros ocho delitos sexuales. | JAUME ROSSELLO

25

La Policía Judicial de la Guardia Civil ha detenido a un matrimonio acusado de abusar sexualmente de ocho niñas en los últimos catorce años. Según los investigadores, Mohamed S., de 51 años, era quien llevaba a cabo las violaciones y su esposa, una mallorquina de 50, la que le ayudaba en los ataques.
El argelino ya se encontraba en prisión desde hacía unas semanas porque, tal y como adelantó Ultima Hora, fue detenido por abusar de una menor durante años. Ya entonces se informó de que la investigación estaba abierta, ya que habían aparecido indicios de otros casos.
Ocho violaciones
En estas últimas semanas, pues, los agentes de la Policía Judicial se han volcado en aclarar las posibles agresiones sexuales. El miércoles, Mohamed S. fue excarcelado del centro penitenciario de Palma y los funcionarios le comunicaron que le imputaban otras ocho agresiones sexuales a niñas, cometidas en los últimos catorce años.
De forma paralela, su mujer, cuyas siglas son J.C., también fue arrestada y trasladada a las dependencias policiales, como colaboradora necesaria de todas las agresiones. Los investigadores han averiguado que todas las víctimas eran amigas de familiares del matrimonio y que los abusos se cometían en la casa de la pareja, normalmente cuando los padres de las menores estaban presentes.
La mujer se quedaba con los adultos en la sala, dándoles conversación, y su marido, en un gesto aparentemente inocente, se llevaba a las niñas «a enseñarles unos juegos». Era entonces cuando las tocaba en sus partes íntimas o las sometía a distintos abusos sexuales. Minutos después, cuando regresaban a la sala, las convencía para que no contaran nada a los padres.
Las víctimas tenían entre 8 y 14 años y algunas estaban muy atemorizadas, ya que al parecer las amenazaba para que no hablaran. Los agentes han llegado a la conclusión que la intervención de la esposa fue clave para que el presunto pederasta pudiera actuar durante tantos años, sin que se descubrieran sus obsesiones. Tanto se ha descubierto que era en muchas ocasiones J.C. la que invitaba a las menores a la casa familiar, a pasar la tarde o a jugar con otros niños que había en la vivienda de su entorno familiar.
Mohamed S., nacido en 1959 en Argelia, llevaba décadas residiendo legalmente en Mallorca. No tenía antecedentes policiales y nadie sospechaba ni de él ni de su esposa. El magrebí ha vuelto a prisión y deberá enfrentarse a un juicio por ocho agresiones sexuales a menores.