2

La Guardia Civil y la Policía Nacional detuvieron ayer a otras dos personas dentro de la 'operación Bullit' iniciada el lunes y en la que ya se produjeron otros trece arrestos por orden del juez Baltasar Garzón. Los dos detenidos de ayer, ambos de nacionalidad italiana, son propietarios de dos tiendas de ropa en Palma y Portals. Ambos utilizaban los datófonos de sus comercios para realizar cargos a las tarjetas de crédito robadas que les facilitaban otros miembros de la red. Los detenidos sabían que se trataba de documentos robados y tras cargar en las cuentas bancarias de las víctimas falsas ventas de ropa, destruían las tarjetas.
Las investigaciones realizadas ayer y el martes también desvelaron que algunos de los miembros de la red habían abierto negocios de compra y venta de automóviles de lujo. El fin de estos concesionarios sería, según los investigadores, blanquear el dinero que obtenían con las tarjetas de crédito.
La operación, ordenada por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Baltasar Garzón, se dirige contra una banda dedicada a la clonación de tarjetas de crédito en Palma que habría defraudado varios millones de euros. Con las tarjetas la red adquiría electrodométicos, ordenadores, tabaco y aparatos electrónicos o extraía dinero en efectivo. Las investigación la comenzaron la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía por separado y desembocó en una única operación. La red operaba principalmente en Palma pero tiene ramificaciones en otras provincias, lo que implicó la participación de la Audiencia Nacional.
El martes fueron detenidas trece personas de nacionalidad española, búlgara y boliviana.