0

Jornada trágica en las carreteras de Mallorca. Alrededor de las 05.20 horas de ayer, un grave accidente acababa con la vida de un joven y dejaba tres heridos más en estado crítico.

El siniestro se produjo en el kilómetro 14 de la vía (MA-11), carretera de Sóller, a la altura del restaurante de Can Penaso, muy cerca del municipio de Bunyola. Según las primeras hipótesis de la investigación, el conductor de un Wolkswagen Polo, por causas que se desconocen, pero que están siendo investigadas, se salió de la vía, de manera incomprensible, en una recta, dio un 'trompo' y se estampó contra un muro de piedra seca. Tras impactar violentamente contra el citado muro el vehículo volcó y, tras perder una gran cantidad de combustible y producirse un fallo eléctrico prendió en llamas.

Con suma celeridad llegaron hasta la zona un amplio dispositivo de emergencia. Guardia Civil, Bombers de Palma, Bombers de Mallorca, ambulancias del 061 y Samib, quienes no pudieron hacer nada por salvar la vida de uno de los ocupantes que acabó totalmente carbonizado. El resto, dos chicas, naturales de Bunyola, identificadas como C.P., de 21 años y M.C., de 20 permanecen ingresadas en sendos hospitales y su estado es crítico. Dos ocupantes más, ambos varones naturales de Palma también fueron trasladados a un centro hospitalario. Uno de ellos, era el conductor. Fue el único que sus heridas no revestían gravedad y consiguió salir ileso del accidente. El chico, está consciente y tras ser preguntado por lo ocurrido no lograba recordar nada.

El fallecido, según información facilitada por la Guardia Civil, estaba totalmente carbonizado y, por el momento, permanece sin identificar.
A la llegada de los equipos de emergencia, los bomberos comprobaron que cuatro de los ocupantes del habitáculo habían podido ser extraídos del vehículo siniestrado gracias a la colaboración de otro conductor que pasaba por el punto kilométrico donde se produjo el suceso y se detuvo para auxiliar a las víctimas. El conductor no pudo hacer nada por salvar al quinto ocupante, ya cadáver, que permanecía en el interior y no pudo ser sacado del mismo hasta que las llamas fueron sofocadas, teniendo que utilizar para ello diversos equipos hidráulicos de excarcelación.

Según los últimos partes médicos facilitados se encuentran; Una mujer en Son Dureta en estado muy grave, un joven en la Clínica Juaneda con pronóstico grave y otra mujer en la Clínica Palma Planas en pronóstico reservado.

La noticia ha causado una gran consternación, especialmente entre la gente joven, en el municipio de Bunyola. Las dos chicas, de 20 y 21 años, son naturales del pueblo y, según sus vecinos, de familia muy queridas en el municipio.