0

Agentes de la Policía de Colonia, en Alemania, han llegado a Mallorca para investigar la misteriosa desaparición de un cocinero germano en Cala Rajada, en agosto pasado. Kai Palma, de 28 años, salió «un momento» de su puesto de trabajo y nunca más se le ha visto. No se llevó ni su documentación ni el teléfono móvil, por lo que la Guardia Civil baraja la posibilidad de que su desaparición no sea voluntaria.

Kai mide 1.85 centímetros, tiene los ojos claros y el cabello rubio. Había llegado a Mallorca desde Colonia para trabajar como cocinero en un restaurante de Cala Rajada, pero lo cierto es que nunca llegó a adaptarse a la Isla.

Noticias relacionadas

A sus allegados les comentó que no le gustaba el ambiente de ese núcleo turístico. Sin embargo, siguió trabajando como cocinero. No utilizaba autobuses ni coches de alquiler y cada día iba caminando de su apartamento, que compartía en Capdepera, al local de Cala Rajada. Tardaba unos 45 minutos en llegar. A mediados de agosto Kai pidió a su jefe un adelanto de la nómina, pero no se ha aclarado qué quería hacer con el dinero. El día 17 de ese mes, mientras trabajaba, avisó de que se ausentaba «un momento». No se le ha vuelto a ver. La Policía Judicial peinó sa Font de sa Cala, el castillo de Capdepera, zonas de montaña y Cala Rajada, sin resultado alguno. Perros adiestrados, Protección Civil, Policía Local y voluntarios participaron en el operativo, que se suspendió días después.

Martina, la madre de Kai, y Nadine, su novia, no han parado de buscarlo en todo este tiempo. En su desesperación por la ausencia de noticias, contactaron con una vidente, que aseguró que Kai estaba vivo en Mallorca, en concreto «en un lugar junto a un campo de golf y el mar». Ahora, Martina y Nadine están en Mallorca, en concreto en Peguera, y buscan a Kai en parajes que encajen con la descripción de la pitonisa. Los policías de Colonia, por su parte, colaboran con la Policía Judicial de la Guardia Civil, que mantiene abiertas distintas hipótesis.