La consellera de Més Bel Busquets debería aclararnos algunas cosas. No acabo de entender cómo podía defender la promoción turística cuando era consellera de Turisme del Govern y oponerse ahora a la promoción que pueda hacer el Real Mallorca previo pago de 1,8 millones de dinero público.

Recuerden que Busquets sustituyó a Biel Barceló al frente de la Conselleria de Turisme y uno de sus decisiones más polémicas fue celebrar en noviembre de 2018 una cena de gala en la World Travel Market de Londres para 300 periodistas en uno de los hoteles más lujosos de la capital británica. Cada cubierto costaba 245 euros, menú que disfrutaron los escritores británicos de turismo cuyo resultado de dicha promoción nunca se ha conocido. Recuerden también que Armengol se borró de dicha cena, pero sí asistieron los altos cargos y asesores de Més vinculados a Busquets. Pues bien, la misma Busquets que despilfarró 17.000 euros en una cena inútil (y cara) en Londres para la promoción del turismo es la que ahora se indigna con la difusión de la isla que pueda hacer el Real Mallorca, que no del pago de 1,8 millones a la sociedad anónima deportiva cuyo propietario es un empresario norteamericano. Busquets junto a Alzamora y Balboa llegaron hace poco más de una semana a la sede del Consell de Mallorca muy serios y dispuestos a romper el pacto (eso se lo creyeron muy pocos) si se hacía efectivo el pago de dinero público al Real Mallorca para fines turísticos. El resultado ya lo conocen todos. El dinero se abonará igual, pero con otro concepto que no sea la promoción turística.

Había ilusos (imagino que también muchos votantes de Més) que pensaban que el problema era pagar 1,8 millones a una entidad privada, pero el problema es que puedan venir más turistas. Igual si se hubiesen organizado 100 cenas para escritores en el hotel Savoy de Londres Busquets hubiese estado de acuerdo, siempre y cuando ella y sus compañeros de partido pudiesen asistir a todas ellas, pero Més entiende que no hace falta más promoción turística cuando Mallorca está masificada. Yo insisto en que deberían suspender la promoción en las ferias turísticas, que se eviten tanto viaje y cenas sin ningún provecho, pero cualquiera renuncia a tres días en Londres con todos los gastos pagados.

No crean que la polémica del Consell de Mallorca sea negativa del todo. Por una parte se ha demostrado de nuevo que Més nunca romperá ningún pacto por mucho ruido que hagan sus dirigentes en las redes sociales. Segundo, Més no quiere más turistas a no ser que uno de sus dirigentes asumiese el cargo de conseller de Turismo en el futuro en cuyo caso no solo se acude a las ferias sino que se gasta más que ningún otro en actos que no tienen el más mínimo interés. Tercero, que vaya con ojo el Consell de Mallorca con el dinero que regale al equipo mallorquinista porque este asunto se parece cada vez al ‘caso Noos’. Como bien decía hace unos días el abogado Juan Alemany en este periódico, el dinero público debe justificarse. Y ya sabemos qué suele ocurrir cuando se abona sin una justificación, siempre y cuando la Fiscalía Anticorrupción aplique los mismos criterios que con los dirigentes de PP y UM.