1

En eso piensan los del Ayuntamiento de Palma, en cómo castigar con impuestos y prohibiciones a los ciudadanos que se portan bien. En nada más. No arreglan nada y todo en la ciudad sigue igual de maloliente y empeorando cada día que pasa… menos en las zonas en las que hay hoteles y que cada mañana –y lo he visto con mis propios ojos– son limpiadas con escoba, pala y agua a presión. Ya pueden estar contentos los hoteleros con la ¿izquierda? que tan mal gobierna y tan bien les trata a ellos –no es que yo a eso lo critique, pero deberían cuidarnos a todos–.

Lo anoto porque mi calle lleva años sin ser limpiada a fondo y sin que se vea a un solo policía que vigile a los gamberros que, siguiendo la doctrina de las poco votadas minorías que mantienen a la gran izquierda en el poder, campan a sus anchas y sin que les puedas decir nada; si lo haces, te pegan un corte de manga o te envían a la mierda sin que les puedas responder ni encuentres a nadie que te defienda. Los delincuentes jamás, jamás lo habían tenido tan bien con el Poder. Es la consecuencia de la ilógica libertad que los partidos progres les van permitiendo actuando a las espaldas de la mayor parte de los ciudadanos o de aquellos que no andamos ciegos detrás de ningún partido y todavía somos capaces de ver lo que está sucediendo. Lo diremos en las urnas, votando. Por cierto, que al ver la manera de como los del Ayuntamiento de ‘izquierdas’ han sembrado nuevos árboles en la zona del Pont d’Inca, han vuelto a dejar clara su falta de sensibilidad social: han sembrado los árboles en las aceras en las que se podía aparcar, en lugar de hacerlo en la del otro lado.

Y es que los de izquierdas –los que nos gobiernan, matizo– odian a los conductores. Nada les frena a la hora de quitar aparcamientos… públicos… que solo podrán ser recuperados construyendo aparcamientos privados. ¡Menos mal que dicen que son de izquierdas! Si lo hicieran los de la derecha, los progres ya estarían sugiriendo que qué enchufado de derechas construirá los aparcamientos privados que se harán necesarios en la zona… pero como los de izquierdas tienen derecho de pernada… pues nada, a prohibir a los que nos portamos bien, a permitir a los que no lo hacen, y a crear impuestos.