0

Según comunica la Conselleria d’Educació del Govern balear, los colegios de Lloseta y ses Salines son los elegidos para la prueba piloto de implantación de la asignatura de Religión Islámica el próximo curso.

La asignatura historia de las religiones, es una ciencia social y humana que tiene por objetivo conocer las creencias religiosas, sus ritos y sus mitos, por lo que deben enseñar esta asignatura sólo los maestros de la misma forma que enseñan matemáticas. No es comprensible que una asignatura de historia divida a los alumnos entre los que quieren recibir clases de religión católica y los que quieren recibir clases de religión islámica. El colegio no tiene potestad, mediante esta elección, de conocer las creencias que practican sus alumnos.

La religión, heredada normalmente de los padres, no debe ser conocida por sus compañeros, porque de esta forma quedan divididos. Además, hay que enseñar las religiones, no dos religiones, y mucho menos debe servir el colegio para captar adeptos a una religión concreta. Su enseñanza debe ser histórica y antropológica. Nunca confesional. Cada alumno debe ser respetado en sus creencias, sin que ello implique una división por razón de su fe.