10

Estoy más que harto de comprobar cómo nuestro Gobierno, desde Pedro Sánchez a ministros y ministras, hacen un quiebro lingüístico para evitar llamar dictadura al sistema político imperante en Cuba. Incluso los medios afines a la izquierda española no lo llaman dictadura, haciéndose cómplices de la cobarde podredumbre de nuestro Gobierno socialista y sus socios de Podemos. Me produce tal vergüenza comprobar estas actitudes de lo que antes fueron relaciones de amistad y de cultura de España con Cuba, que parece mentira hayamos llegado a estos niveles de estulticia.

Son sesenta años en que la dictadura cubana ha ido sometiendo y encarcelando a los opositores. Primero cincuenta años de castrismo asesino, luego, con la muerte del comandante Fidel, vinieron diez años con su hermano Raúl y ahora tres años bajo el yugo del presidente Díaz-Canel , un tipo que no ha dudado de ir contra de su propio pueblo.

Trump ya quiso liberarse del buenísimo de Obama , que visitó la isla como un turista sin aplacar la tiranía castrista. Pero ha tenido que venir el coronavirus para traer el hambre y el hartazgo de los cubanos hacia su propio e inhumano Gobierno. No se recordaban movilizaciones espontáneas de los cubanos en la calle desde el célebre maleconazo, hace ya casi 34 años. Pero, como entonces, las ordas salvajes de militares, policías y agentes encubiertos del régimen campan a sus anchas contra los pacíficos civiles. Han cerrado Internet, detenido a influyentes youtubers y hasta a compañeros periodistas, como la corresponsal del diario ABC. A esta dictadura hay que llamarla por su nombre: dictadura.

Yo veo próximo el final de este aparato represor. Recuerdo que en Miami en la pequeña Habana un barrio lleno de exiliados cubanos, la gente rezaba a sus santones por el fin de la dictadura. Y no sé por qué detrás de todo esto está la alargada mano de Donald Trump, ávido de querer crear un fantástico negocio con el turismo, y de paso dejar atrás y con un palmo de narices a los empresarios oportunistas mallorquines como Escarrer y otros, que se conchavaron con la dictadura.

Espero llegue pronto la libertad al pueblo cubano. Viva Cuba libre.