0

El próximo domingo Colón volverá a señalar con su dedo índice la ruta de la colonización. Ah, aquel Imperio donde no se ponía el sol pero que apenas duró medio siglo quebrado por la corrupción y el derroche; a partir de entonces la Historia se ha escrito entre la picaresca provocada por el hambre y la decadencia de la Corte provocada por los validos. En fin, que volvemos al punto de partida aunque el escenario tenga una decoración tan distinta.

En la versión actual, las amenazas al Imperio que vienen desde Catalunya han sido subcontratadas a la Justicia. Adiós a la política, bienvenidos los tribunales. Repitiendo la jugada que llevó el Estatut al Constitucional, otra vez el PP sale a la calle para firmar contra los indultos por mucho que seguramente ni siquiera haga falta. La Justicia ya se ha quedado con el muerto del ‘procés’ y nada parece indicar que vaya a soltar su presa. O sea que Supremo y lo que haga falta se bastarían para frenar los indultos firmados por el ‘felón’ (vuelta al vocabulario medieval) Pedro Sánchez.

Otra cosa es que a Vox y PP (y Cs agarrado al clavo ardiendo) les ponga la sobreactuación entre banderas para completar el asalto a La Moncloa iniciado por Díaz Ayuso . Acusan al Gobierno socialcomunista de querer aprobar unos indultos por razones políticas, como si los indultos no hubiesen sido siempre una decisión política, y no judicial, tomada por motivos políticos. Y PP y Vox encantados de prorrogar el subcontrato a una Justicia de mayoría conservadora, mientras ellos no hacen política sino un ejercicio patriota de libertad siguiendo la senda marcada por el dedo de Colón.