0

Aunque estamos a las puertas de otras fiestas de Sant Joan perdidas, por mor del coronavirus, este año también se van a exponer las ‘carotes’ en el palacio de Can Saura. La inauguración ante la prensa será mañana al atardecer. El Caixer Senyor, Borja Saura , y la alcaldesa de Ciutadella, Joana Gomila , anunciaron recientemente la exposición de las ocho carotas de Sant Joan, que yo mismo he pintado con mucho amor. Ya se sabe que tradicionalmente dos de las carotas son indultadas. Una pasa a la colección del Ayuntamiento y la otra a la colección particular del Caixer Senyor. De las seis restantes, cinco serán sorteadas y una subastada a beneficio de Cáritas de Ciutadella y de TEA Menorca (Trastorno del Espectro Autístico).

El Caixer Senyor, Borja Saura, fue quien eligió las ocho carotas a exponer, de entre las que yo había pintado durante el invierno. Se trata de un Caixer Senyor muy participativo y que vive las fiestas de Sant Joan con entusiasmo. Una de las carotas indultadas lleva por título ‘Ballar es sol’. Ya se sabe que desde hace algunos años uno de los prolegómenos de las fiestas consiste en reunirse grupos de jóvenes y no tan jóvenes en la plaza de ses Palmeres, para comenzar a entonarse con un vasito de gin, a lo mejor con una ‘pomada’ –gin con limonada–, a fin de que los ojos se enturbien con el primer sol de la mañana y empiece a bailar a tono con la alegría ciudadana. Otra de las carotas, esta para rifar, lleva por título ‘Covid 19’, como no podía ser menos. El virus aparece con todos sus tentáculos, personificado en la cara más televisiva de sus figuraciones. No faltan ‘Sa Mora’ ni ‘Sa Senyora’ como representación femenina y homenaje a la mujer, que es el alma del mundo. Méjico está representado por un cocinero famoso y la nobleza por un noble representativo. No podía faltar un pirata un poco al estilo de Hollywood o los caballeros payeses abrazados en uno de los actos más vistosos de los juegos del Pla.

Con todo esto se pretende colaborar con quienes socorren a los necesitados, representados por el Caixer Capellà, Antoni Fullana , y a los niños de TEA.