0

La ignorancia lleva al miedo, el miedo lleva al odio, el odio lleva a la violencia». Y aquí la ecuación. Esta frase es de Abú I-Walid Muhammad Ibn Ahmad Ibn Muhammad Ibn Rushd, muy conocido en nuestros días por Averroes (1126 - 1198).

La semana pasada, hubo dos hechos muy remarcados en las noticias locales de dos ciudades diferentes. Aquí en Palma falleció Alejandrina Cáceres Alonso , nacida en cuba en 1921 e instalada desde hace una época en Llucmajor. Su fallecimiento no hubiera tenido importancia si no fuera porque es considerada la musulmana más longeva en España y así lo recogieron las páginas deUltima Hora. Aparte de la tristeza de su fallecimiento, su hijo Juan Alberto ‘Younes’ tuvo grandes problemas para enterrarla según el rito musulmán para cumplir con los deseos de su madre. Al final encontró en la solidaridad de la comunidad musulmana de Mallorca el apoyo para poder cumplir con las últimas voluntades de su madre.

A más de mil kilómetros, en la ciudad costera de Tánger, en la misma semana pasada falleció otro hombre centenario, se llamaba Juan Bernardo Guillén . Nacido en Tánger en 1921, sus padres llegaron como migrantes a Marruecos y el país les abrió los brazos como a miles de refugiados españoles durante la Guerra Civil española. Era un peluquero muy conocido en la ciudad, su muerte, aunque esperada, fue un golpe para sus vecinos y sus compatriotas. Juan Bernardo contaba que hablaba solo castellano porque en Tánger no te hacía falta aprender idiomas. En su peluquería colocaba cuadros con colecciones de proverbios. Uno de los más destacados era el de Averroes. Juan Bernardo fue enterrado y sepultado según el rito cristiano en un cementerio de la ciudad ‘musulmana’ de Tánger.

Finalmente, la inclusión y la integración es la aceptación. Los debates actuales cuando una minoría religiosa reclama lo que ya tienen otros y se les acusa de reclamar una especificidad religiosa, ese es el principio de la «ignorancia». Se trata de lecturas restrictivas que hacen que existan tratos diferenciados. La minoría religiosa de Baleares, en este caso la musulmana, cuando solicita tener un espacio en un cementerio público lo que pide es que se aplique la ley, nada más que la ley y toda la ley sobre la laicidad. Cito en ese sentido al escritor y pensador Tariq Ramadan cuando dice: «Cuando uno confía en el sujeto al que se dirige la legislación, se muestra inclusivo; cuando desconfía de él, adopta una actitud protectora, es decir, se presta a una lectura superprotegida de la laicidad que desnaturaliza su espíritu en el caso concreto del islam».