0

La utilización de sistemas avanzados de comunicación simultánea para advertir a la población del riesgo de graves inundaciones o incendios es uno de los proyectos que el Govern pretende activar a corto plazo. Es una iniciativa innovadora que todavía requiere de autorizaciones ministeriales para solventar determinados inconvenientes técnicos y administrativos. El recuerdo de las trágicas consecuencias de la tromba que asoló el Llevant mallorquín en 2018 sigue todavía muy vivo en toda la comarca. Sus habitantes reclaman con insistencia la ejecución de todo tipo de medidas que garanticen que no pueda volver un episodio tan dramático y devastador como aquél.

Un método ágil y eficaz.

El sistema que quiere poner en marcha el Govern garantiza la universalidad de los avisos, ya que éste alcanzará a todos los usuarios de telefonía móvil de la zona afectada sin que, en principio, tengan que tener instaladas aplicaciones previas. No habrá, por tanto, exclusiones previas de las advertencias lanzadas desde Protección Civil. Es un avance importante, ya que amplía de manera muy notable su ámbito de difusión. Ahora cabe reclamar que se aceleren todas las tramitaciones previas para su aplicación. Lo que ocurrió en 2018 puede volver a repetirse en cualquier zona de las Islas y la prevención puede evitar males irreparables.

Alerta permanente.

La experiencia ha demostrado en numerosas ocasiones que no cabe la más mínima relajación con respecto al control y la vigilancia; del mismo modo que es imprescindible la coordinación institucional para hacer frente a cualquier tipo de fenómeno adverso, sean incendios como inundaciones o temporales de todo tipo. Disponer de herramientas tecnológicas como las que propone el Govern debe ayudar a minimizar los riesgos y sus consecuencias, factores que en este tipo de circunstancias tienen una trascendencia vital.