1

En el debate sobre política general de la Comunitat Autònoma, la presidenta del Govern, Francina Armengol, anunció que los Presupuestos Generales del Estado del 2022 incluirán el denominado ‘factor de insularidad’. Por primera vez Balears contará con una dotación específica, en materia de inversiones, para compensar los sobrecostes de la insularidad. Porque esta aportación estatal, prevista en el Régimen Especial aprobado en febrero de 2019 en Consejo de Ministros por PSOE y Podemos, hasta ahora se ha incumplido. Establece el Real Decreto-ley que «se incluirá una asignación del factor de insularidad de las Illes Balears» y determina que «la dotación inicial para el primer ejercicio se fijará a partir de una metodología consensuada en el marco de la Comisión Mixta de Economía y Hacienda». Para ello se tendrán en cuenta «los desequilibrios inherentes a la discontinuidad territorial propia del hecho insular y plurinsular, especialmente en materia de inversiones».

Primera dotación y actualización

De ahí la extraordinaria importancia que adquiere la urgente convocatoria de esa comisión mixta Estado-Balears, a quien corresponde concretar y cuantificar la primera dotación del factor de insularidad porque, a partir de este cálculo, que partirá de la base de la inversión media anual del Estado, para los siguientes ejercicios se aplicará el índice de actualización.

Incumplimiento del REB de 2019

La cantidad que recibirá Balears por este factor es una incógnita. Esa la cuestión a resolver por una comisión mixta que debía haber sido convocada antes del 30 de junio y que ahora debe actuar con enorme rapidez porque el Gobierno empezó a redactar a finales de julio los Presupuestos Generales del Estado para el 2020. ¿Volvemos a llegar tarde? Sobre todo, tras afirmar la Abogacía del Estado que no están obligados a incluir el factor de insularidad en los Presupuestos y acusar a Balears de «desleal» al denunciar su flagrante incumplimiento.