Jaume Capó Borràs, 'Es Sabater', repara zapatos de 'trail running', escalada y senderismo. | M. À. Cañellas

Las zapaterías de barrio cierran y las nuevas formas de consumo incitan a comprar con tan solo un clic. Es cierto, los tiempos cambian. Y los negocios evolucionan para sobrevivir. Es el caso de Es Sabater, en la calle Ticià, situada en una travesía de Blanquerna, donde se encuentra Jaume Capó Borràs, un alaroner que proviene de una larga estirpe de zapateros que con el auge de los deportes de montaña en Mallorca se ha especializado en reparar calzado especial para escalada, el trail running y el senderismo.

Fue en tiempos difíciles cuando este joven decidió que no podía dejar el tiempo pasar y ver su negocio morir. Hace ya una década que encontró en el deporte una nueva oportunidad para su taller. «Empezamos en el año 2012, cuando el trabajo bajó mucho con la crisis económica. En este tiempo, con el auge que han vivido los deportes de montaña, el trabajo se ha multiplicado. Nosotros tenemos una clientela muy fiel y fija», cuenta. La familia Capó sabe muy bien cómo adaptarse a los cambios. Desde el año 1908, sus abuelos se dedicaron a la fabricación de calzado artesanal. Su padre siguió la tradición de dedicarse al calzado, abrió el taller en Palma y se especializó en calzado ortopédico, un mundo desconocido para él.

Aficionado a correr por la montaña, la idea surgió cuando un día le contaron que cada año se instalaba en la carrera de Chamonix-Montblanc, una de las competiciones estrella en el mundo del trail running, un camión que se dedicaba a cambiarle la suela de las deportivas a los corredores. «Me gustó la idea y empecé a indagar. Entonces, vi que no había nadie que lo hiciese, ni tampoco un proveedor español a quien comprarle el material especial. Al final encontré un productor en Italia que me ofrecía todo lo necesario y decidí hacer una inversión para empezar».

mc2411220010637.jpg
Jaume Capó trabajando en su taller de Palma.

A pesar de la incertidumbre, Capó se muestra optimista con el futuro de la profesión. «El secreto para mantener un negocio durante tantos años es adaptarse a los cambios. Aquellos que no han querido evolucionar lo están pasado mal ahora, no se puede vivir solo de cambiar tapar. Ni con la crisis ni con la pandemia nos hemos planteado cerrar. Tenemos mucho trabajo, de cada vez más», asegura.

De este modo, los corredores deciden darle una nueva vida a sus zapatillas. A veces por comodidad o, también por el elevado coste que tienen, repararlas es una opción válida para muchos. «Las empresas familiares ofrecemos proximidad a los corredores. Cuando se trata de reparaciones caras, como puede ser en una zapatilla de trail running, los clientes buscan dónde llevarlas y quieren que les den unas garantías sobre el producto».

mc2411220010647.jpg
Detalle de la reparación de un zapato para escalada.

El montañismo en Mallorca vive una nueva época dorada y eso se nota, no solo en la montaña sino también en todo el negocio que le rodea. «Notamos un boom del deporte después de la crisis. Hubo una diferencia abismal entre el antes y el después, mucha gente empezó a hacer trail para aliviar la ansiedad. Aunque todavía está todo muy reciente, después de la pandemia la afición también ha ido a más; la escalada ha crecido muchísimo en los últimos años».