El reemplazo de animales en la experimentación científica es un tradicional caballo de batalla de los sectores animalistas. | Tibor Janosi Mozes

La Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) lanzada el año pasado por cinco organizaciones europeas, 100 asociaciones y dos importantes firmas comerciales para que Europa acelere el reemplazo del uso de animales en la experimentación ha sobrepasado con éxito el millón de firmas necesarias. La campaña, bajo el nombre 'Save Cruelty Free Cosmetics - Salvar los Cosméticos de la Crueldad', entregará en el plazo que está previsto por la UE más de 1,2 millones de firmas digitalmente cumplimentadas y validadas.

«A pesar de la gran cantidad de métodos alternativos disponibles, las últimas estadísticas globales europeas correspondientes al 2019 dejan constancia de la escasa reducción en el número de experimentos con animales que continúan sobrepasando los 10 millones», denuncian. Asimismo, resaltan que se necesita una mayor financiación por parte de la Unión Europea y sus estados miembros para el desarrollo de proyectos de investigación, validación y difusión de nuevos métodos alternativos que utilicen modelos avanzados sin animales más fiables y precisos.

ADDA, una de las asociaciones europeas de defensa animal participantes, considera que «la exitosa culminación de la Iniciativa Ciudadana Europea debe significar un reforzado impulso para que se cumpla con efectividad la Directiva Europea y los objetivos específicos necesarios para lograr definitivamente una investigación avanzada y sin experimentación animal».

Por primera vez en España, después de años de haberlo solicitado, la Agencia Estatal de Investigación (AEI) ha incluido en la convocatoria de proyectos de investigación del año 2022 presupuesto para el 'Desarrollo de nuevos métodos alternativos para reducir la experimentación animal'.