Guillem Bennàsar y Jaume Gual, del Celler La Parra. | Pere Bergas

1

Los núcleos turísticos de la Isla poseen una heterogénea oferta gastronómica, y el Port de Polleça es un ejemplo de ello; esta zona costera concentra numerosos restaurantes que ofrecen retazos del arte culinario de países de todo el mundo, que hacen las delicias de los visitantes, así como del público local. Las mejores recetas de la cocina tradicional mallorquina pueden degustarse en el Celler La Parra, cuyos 60 años de historia avalan su buena fama entre residentes y turistas, por su calidad y su precio ajustado.

«Contamos con una cuina tradicional de llenya y recetas que han pasado de generación en generación. Hemos logrado mantener la clientela; ahora vienen los nietos de nuestros primeros clientes. Cuidamos mucho a cliente, no es un trato puramente comercial, sino familiar. Todo es de elaboración propia y tenemos abierto todo el año», afirma Jaume Gual, la tercera generación al frente del celler, que se levanta cada día a las tres de la mañana para preparar las tapas del día, «y mantener su esencia y sabor característico».

pbf290722001 (7).jpg
En la Parrilla Asador Moreira preparan las mejores carnes al corte argentino, siempre cocinada a las brasas.

La plaza Miquel Capllonch, señalado compositor y pianista pollencí, concentra un buen número de restaurantes, entre los que se encuentra la Parrilla Asador Moreira, especialistas en preparar la mejor carne al corte argentino y a las brasas, gracias a la buena mano del avezado cocinero uruguayo Julio César Bermúdez. «No es lo mismo que te prepare la carne un español que un argentino. No tenemos las carnes marcadas, todo se prepara al momento, respetando siempre el tiempo necesarios. Llevamos 70 días abiertos y trabajamos más con reserva que con clientes de paso; nos enorgullece. Además, nuestra cocina está abierta hasta las doce de la noche, nadie se queda sin comer», dice Nano ‘Toti’ Orellano, copropietario del restaurante junto a Christian Mosca, ambos con amplia experiencia en el sector.

En el local a su izquierda se encuentra el restaurante indio Cardamom City, que ofrece una gran variedad de recetas exóticas y posee horno tandur donde preparan su naan, el típico pan tierno de India. «Los ingleses son entusiastas de la comida india. Utilizamos muchas especias, pero no tiene porqué ser picante, a diferencia de lo que suele pensarse», explica el responsable del restaurante Hasan Md Nazmul, que destaca el pollo a la mantequilla, plato muy cremoso, y el Tikka Naga, con pimiento frito y guindilla picante de India.

pbf290722001 (14).jpg
Sobre estas líneas, un plato de pollo al curry rojo del restaurante indio Cardamom City.

Entre los callejones que separan la plaza de la costa se encuentra Liberty Kitchen, un restaurante especializado en la gastronomía británica. «Al llegar en 2008 pensé ‘That’s a hell of a kitchen!’, y aquí me quedé. Mi clientela suele ser sueca o británica, pero tengo a mis fieles españoles. Entre los platos más demandados está el fish and chips, que preparo todos los viernes y sábados, roast beef, de pollo, cerdo o ternera, el steak and guinnes pie, un pastel de estofado, y como postre el Yorkshire pudding», dice el chef de Saint Helens, localidad cercana a Liverpool, Ian David Jones, un verdadero scouser, que cuenta con un pequeño altar para el Liverpool F.C. y Jürgen Klopp.

En la primera línea costera se encuentra Abbaco, un restaurante especializado en la cocina nikkei, una fusión de la gastronomía peruana y japonesa, que ofrece asimismo sushi de primera calidad, siempre preparado por Judit Riera y Patricia Berlini. «Esta es una cocina muy fresca, con toques picantes y aromáticos, y con una presentación colorida. Algunas de las especialidades de la casa son el ceviche clásico peruano o nuestra sección de verduras, aunque también se preparan arroces, carnes y pescados», explica el chef del restaurante, Ricardo Oliver.

pbf290722001 (26).jpg
Judit Riera y Patricia Berlini, del restaurante Abbaco.

Los amantes de la comida tailandesa también encuentran su lugar en el restaurante Cheftable Thai, que ofrece un gran surtido de platos con sabor asiático, caracterizados por su mezcla de sabores ácidos, salados, dulces y picantes, con el arroz como ingrediente principal. Además, desde hace dos meses, el Port cuenta también con un nuevo restaurante de la franquicia Natur Poke, abierto por la italiana Stefania Romanello, donde se pueden degustar los populares bowls de origen hawaiano.