No hace falta llegar al orgasmo para disfrutar de las relaciones sexuales. | Pixabay

9

Este lunes, 8 de agosto, se celebra el día del Orgasmo Femenino. Puede que suene para algunos inadecuado o fuera de lugar, pero la fecha se reivindica como recordatorio de la visibilidad de la sexualidad femenina y el derecho al placer de las mujeres. Para aclaración antes de entrar en materia, el orgasmo femenino se define como el punto de excitación culminante durante relaciones sexuales o masturbación, el momento en que los músculos perivaginales y perineales se contraen en un movimiento rítmico e involuntario. Mientras, la mujer experimenta intensas sensaciones de placer en la zona de la pelvis. Es una experiencia física y muy mental.

Aunque no todo es color de rosa. El tema del orgasmo y la presión por llegar a él en un punto determinado durante el sexo provoca a muchas estrés e incomodidad. Lo cierto es que cada una tiene su tempo y su metodología para llegar a esa sensación. Hay quienes con la penetración ven ya las estrellas, mientras que otras requieren de estimulación en el clítoris o en otras partes del cuerpo. Ello se debe a que las mujeres pueden experimentar distintos tipos de orgasmos, con diferentes vías para llegar a cada uno de ellos. Todo es cuestión de conocerse para lograr una mayor compenetración en las relaciones sexuales y tocar las teclas adecuadas. Para ello, aquí te explicamos los distintos tipos de orgasmos femeninos más frecuentes:

Orgasmo clitoriano

El clítoris es un órgano sexual femenino con multitud de terminaciones nerviosas, ubicado en la parte anterior de la vulva femenina. Este se agranda, se hincha y se pone muy sensible, casi de la misma forma que lo hace el pene. El orgasmo clitoriano es, probablemente, el más común. Un estudio con mil mujeres en Estados Unidos concluyó que 7 de cada 10 participantes necesitaban, durante un coito heterosexual, estimulación de este órgano para llegar al orgasmo.

  • ¿Cómo llegar al orgasmo clitoriano? Tanto una misma como en pareja, se puede optar por estimular la zona de forma directa, haciendo con los dedos movimientos circulares o de arriba a abajo. También se pueden utilizar juguetes sexuales, el más conocido de ellos, el famosísimo Satisfayer.

Orgasmo vaginal

A este tipo de orgasmo se llega mediante la estimulación directa y deliberada de la vagina, sin manipular el clítoris ni otras partes del cuerpo. Es mucho menos común que el anterior: según una publicación del The Journal of Sex and Marital Therapy solo el 20 % de las mujeres lo alcanza. En el anterior estudio de Estados Unidos, menos de una quinta parte de mujeres aseguraron alcanzar orgasmos vaginales. Este es muy poco frecuente, ya que la mayoría requiere estimulación en otras partes del cuerpo para llegar al clímax.

Orgasmo uterino

El orgasmo uterino es uno de los grandes desconocidos. Ocurre cuando una mujer está muy excitada, momento en el que el útero se eleva y deja accesible la parte posterior de la vagina. Si la pareja se pega cuerpo a cuerpo, la mujer puede experimentar una enorme sensación placentera.

  • ¿Cómo llegar al orgasmo uterino? La mejor forma de llegar al orgasmo uterino es alargar los preliminares y en el punto antes de lo que vendría a ser un orgasmo clitoriano o vaginal, ponerse encima de la pareja y acompasarse en movimientos constantes.

Orgasmo mixto

El orgasmo mixto combina el orgasmo clitoriano y el vaginal: mientras se mantiene un coito vaginal se estimula al mismo tiempo el clítoris, ya sea de forma directa (mediante manos o juguetes) o indirectamente, presionando el clítoris contra el otro cuerpo. Algunos expertos advierten que es uno de los orgasmos con los que mayor placer se alcanza, ya que se une un mayor número de terminaciones nerviosas.

  • ¿Cómo llegar al orgasmo mixto? Una de las posturas más convenientes para alcanzar el orgasmo vaginal es que la mujer se siente a horcajadas y presione el clítoris contra el cuerpo del acompañante. No cabe olvidar, en ese caso, alargar los preliminares para preparar el clítoris. Mediante la masturbación, lo mejor es decantarse por los juguetes sexuales en forma de «U».

Estos son solo algunos de los orgasmos más comunes, ya que hay muchas formas mediante las que la mujer puede, a raíz de sensaciones físicas y mentales, llegar al clímax: puede producirse durante la realización de ejercicio (sobre todo cuando se practican levantamiento de pesas o abdominales) o durante el sueño, causados normalmente por sueños eróticos.