Ems l

29

Este verano el turismo copa Mallorca. En plena época vacacional, los alojamientos disponibles escasean y los que aún siguen libres, se venden a precios desorbitados. Para comprobar cuán difícil es hallar donde dormir en la Isla y los anuncios que se ofertan, tan solo hace falta realizar una pequeña búsqueda en el portal de alquiler vacacional más popular del momento. Entre el 15 y el 18 de agosto solo hay libres en Mallorca 432 alojamientos en la web de Airbnb. Y no son precisamente baratos.

Lo más económico que se encuentra es una pequeña habitación en un piso compartido en Palma por 38 euros euros la noche, una «oportunidad única», según se anuncia. A partir de ahí, la tarifa se dispara. Una habitación humilde en un piso compartido en la capital mallorquina ronda en el portal online los 100 euros la noche. También quedan alojamientos completos, la mayoría, muy sencillos y anunciados a precio de oro, como el de la fotografía inferior: un baño, un dormitorio y salón-comedor, con microondas al lado del sofá por mil euros la noche.

Barcos y autocaravanas

Frente a tal abrumadora afluencia de turistas de este estío son muchos quienes se suben al carro del alquiler vacacional para sacar un ingreso extra. De esta manera, encontramos para hospedarnos en un viaje de tres días atípicos lugares, reconvertidos en plazas turísticas -no todas legales-. En una búsqueda rápida aparecen enseguida varias furgonetas y autocaravanas, donde dormir apretujados, sin aire acondicionado ni lujos por más de 100 euros la noche.

No será por diferentes tipologías de alojamientos. Encontramos habitaciones, pisos, chalets, barcos...y hasta un campamento marroquí. El enclave, cerca de Sencelles, consta de una pequeña tienda con capacidad para dos personas. «Enamórate de este alojamiento tan romántico situado en plena naturaleza. Ambientada con antiguas teteras y telares bereber. Una experiencia inolvidable al estilo de las 'Mil y una noches'. Con luz, baño seco [sin agua] y ducha exterior», reza el anuncio, por 63 euros la noche.

Villas de superlujo

La situación cambia considerablemente si se dispone de alto presupuesto. De los 432 alojamientos que quedan en Mallorca entre el 15 y 18 de agosto, 73 superan los 500 euros por noche. La mayoría son chalets e impresionantes villas con precios, por lo general, astronómicos. En la web encontramos una enorme mansión en la zona de Puigderrós, en Llucmajor, que cuenta con una piscina, y 1.000 m2, distribuidos en 3 plantas. Del anuncio llaman la atención dos cosas: que pese al precio y el lujo, el titular del anuncio remarque «Wifi gratis», como si fuera un problema para el bolsillo de los huéspedes, y que no se permitan clientes menores de 25 años «excepto si viajan acompañados por sus padres».