No hay plan más veraniego que el cine al aire libre. | Pixabay

0

¿Existe un plan más veraniego que un cine al aire libre? La respuesta está clara, no. Combinar lo mejor del invierno con lo mejor de verano, no podía salir mal. Pues con las altas temperaturas, aprovechar el día es más llevadero cuando cae el sol. Es entonces el momento perfecto para sacar las películas al jardín o la terraza. Si bien, puedes encontrar un cine de verano por tu zona de veraneo, que la película que pongan coincida con tus gustos suele ser una misión imposible. Por ello, la mejor alternativa es traer el cine de verano a casa. Aquí te damos las instrucciones a seguir.

La proyección

Cada vez es más fácil encontrar un proyector de buena calidad a un precio asequible en grandes superficies o su equivalente online. Existe un gran variedad de alternativas, para decidirte, te aconsejamos los requisitos indispensables que debe cumplir. Es ideal que tenga una carga portátil para que no tenga que estar conectado a una toma de corriente. Debe tener puerto HDMI y USB, para poder conectarlo a la televisión o el ordenador, pero también al móvil o la videoconsola. Un plus, si tiene conectividad bluetooth, lo que permite conectar cualquier dispositivo de audio sin necesidad de cables. Hablando del sonido, la mayoría de proyectores de calidad media suelen llevar altavoces integrados. Si el aforo aumenta o come palomitas, puede que necesites conectar la salida de audio a un equipo externo. Por último, la elección de la proyección está en tus manos. Tan solo tienes que conectar un cable HDMI a un dispositivo móvil y reproducir el contenido desde una plataforma digital. Es recomendable situar el proyector encima de una mesa auxiliar o un taburete para darle algo de altura.

El espacio

Una pantalla tamaño cine puede salirse de nuestro presupuesto. Por eso encontramos otras alternativas como una pared lisa, el único requisito es que tiene que ser blanca, en su lugar, también podemos utilizar una sábana entre dos butacas. En caso de querer parecer más profesionales, en muchas páginas web venden pantallas hinchables de color negro, exactamente iguales que las del cine, y lo mejor, se pueden deshinchar cuando no la necesites. Al contrario, si buscas algo más permanente, una pantalla de proyección es tu solución. Finalmente, solo queda acomodar el terreno: cojines, sillas, mantas, hamacas, sofás o pufs; y preparar las palomitas.