José María Manzanares considera Mallorca un lugar mágico para vivir. | SARA DE LA FUENTE

2

José María Manzanares (Alicante, 1982) es uno de los toreros más respetados del escalafón.El próximo 5 de agosto, a las 21:30 horas, hará el paseíllo en elColiseo Balear junto a David Fandila ‘El Fandi’, y Andrés Roca Rey, quienes lidiarán toros de la ganadería de Luis Algarra.

¿Qué recuerdos le trae el Coliseo Balear?
–Los recuerdos siempre bonitos y cariñosos de todas las tardes en las que he actuado en él. Es una afición muy cariñosa y respetuosa que vive con mucha pasión esta profesión.

Primera temporada normalizada tras la pandemia...¿Cómo ha vivido estos dos últimos años y medio?
–Bueno, el año 2020 bastante peor que 2021, en el que haciendo un esfuerzo todos, sí pudimos torear y conseguir que se dieran ferias, en cambio en 2020 fue todo mucho más duro. Sufriendo por nuestra gente y por las ganaderías, que sin corridas de toros, se hacía casi imposible poder seguir con la crianza del toro bravo, y desgraciadamente mucha de ellas desaparecieron.

¿Ve a la afición motivada?
– Mucho, este año en el que se ha vuelto a la normalidad se siente en todas las ferias a los aficionados muy apasionados, alegres y disfrutando de todas las tardes. Es una gran y bonita sensación para nosotros ya que nos transmiten esa intensidad y hacen que también crezca en nosotros.

¿Cómo diría que es la salud del mundo del toro en general y de las corridas de toros en particular?
–La salud del mundo del toro es buena, ya que de ella y su  bienestar se ocupan los propios profesionales y ganaderos con mucho esfuerzo. Las corridas de toros gozan también de buena salud, en unos sitios o ferias más que en otros, dependiendo del trato y cuidado que se le preste a su divulgación y enseñanza por parte de los responsables de cada feria.

¿Suele hablar con antitaurinos?
–No suelo porque directamente no se puede. Ya que un tanto por ciento muy elevado lo único que hacen es insultar, descalificar y amenazar sin poder ni siquiera cruzar una palabra con ellos. Con cualquier ‘anti’ en cualquier ámbito es muy complicado entablar una conversación abierta y normal sobre el tema en cuestión. Sí hablo mucho o he tenido la oportunidad de hablar con personas a las que no les gusta el mundo del toro y realmente es una conversación muy interesante ya que podemos exponer abiertamente nuestras ideas e información desde el respeto y con la mente abierta para poder intentar entender los argumentos de la otra persona.

No falta quien dice que el verdadero enemigo de la fiesta está dentro del mundo del toro y no fuera. ¿Está de acuerdo?
–No lo creo, se pueden hacer las cosas bien o mal, pero que el enemigo esté dentro no es así. Solo que haciendo las cosas mal parece que se perjudica más estando dentro. Todos debemos de cuidar un poco nuestro mundo. Lo que pasa es que cuando antepones tu propio interés olvidándote o despreocupándote de tu mundo, ocurre que las cosas no salen bien ni se cuida la salud de este mundo nuestro tan bonito.

¿Qué le sigue motivando para jugarse la vida cada tarde?
–Mi propio sentimiento interior y mi propio amor hacia esta vida y hacia el toro en general. Según vas cumpliendo años, lo que más vas priorizando en tu vida es el sentimiento, mucho más que el resultado y la inquietud por la necesidad de triunfar.

Dada la tradición familiar, parecía predestinado a dedicarse a este mundo. Pero de no haber sido matador de toros, ¿a qué se hubiera dedicado?
–Hubiera sido veterinario, de hecho hice parte de la carrera en Cáceres. Los animales desde pequeño han sido mi pasión y lo siguen siendo. Mantengo una muy bonita relación con algunos de mis compañeros de aquella época en la facultad de Veterinaria.

Ha sido imagen en varias campañas de grandes firmas del mundo de la moda. ¿Qué le atrae de ese mundo?
–Realmente lo que me atrae es mi mundo. Me siento muy orgulloso de que firmas, revistas, marcas y fotógrafos tan importantes e influyentes en el mundo entero se fijaran en mi para colaborar con ellos porque eso quiere decir que se han sentido atraídos por mi forma de sentir y transmitir el toreo y por mi mundo en general. Se han hecho cosas muy bonitas de las que me siento muy orgulloso ya que una de las cosas primordiales que pedía, era que en cada cosa que hiciera siempre pudiera explicar, ya fuera por palabras o por imágenes, lo que es el mundo del toro.

¿Viene a Mallorca también ‘de paisano’?
–Cuando mi tiempo me lo permite sí, ya que tengo grandes amigos en la Isla. Mallorca es un lugar mágico para vivir.