Juan Campos bajó la persiana de Discos ¡Oh! por última vez entre los aplausos de sus compañeros de profesión. | T. Ayuga

6

Aplausos, unas cuantas lágrimas mal escondidas, mucha música, cariño a raudales y olor a despedida. Así decía adiós este jueves el veterano DJ Juan Campos a su tienda de discos de Palma, bien acompañado por amigos, familia y compañeros de profesión, como Franco de Mulero, que viajó desde Ibiza en su día libre para acompañar a su colega y darle una sorpresa; el presentador de radio y productor musical británico Des Mitchell; Miquel Font o Chema Sánchez, entre otros.

Este jueves, la calle Aragón estaba ocupada por los reyes de las noches de fiesta mallorquinas. Ninguno quiso perderse su última bajada de persiana. Aunque sus amigos trataron de sorprenderle, Campos estaba ‘preparado’ para la ‘fiesta sorpresa’ que le habían organizado. Eso sí, supo hacerse el sorprendido: «Soy perro viejo, me entero de todo», apuntaba divertido, al tiempo que echaba la vista atrás para recordar a compañeros de profesión ausentes o ya fallecidos.

Con este cierre, Palma pierde uno de sus negocios más míticos, Discos ¡Oh!, en la calle Aragón, era toda una institución. El DJ Juan Campos bajó la barrera por última vez tras 36 años dedicado al mundo de la música y siendo un referente del sector en toda la Isla. Allí uno podía comprar vinilos y cds, equipos de música de alta gama o más humildes, incluso entradas de conciertos, pero siempre con el sello del propietario, su simpatía, experiencia, amor por la música y la promesa de no engañar a sus clientes.

El DJ Juan Campos, este jueves delante de su negocio.

«Si el producto sale mal o no es lo que quiere, le buscamos algo mejor. No engaño a nadie, cuando alguien viene a la tienda le digo que si quiere buen sonido, no se puede gastar 100 euros porque se va a terminar enfadando conmigo. Y eso no me gusta. Es mejor dejar las cosas claras. Y mal no me ha ido». Sin duda, una buena filosofía de trabajo.

Juan Campos ha tomado esta decisión porque cree que ha llegado el momento de ‘jubilar’ la tienda. Eso sí, el cierre de Discos ¡Oh! no significa que dejará su trabajo como disc jockey. Seguirá «pinchando y animando fiestas hasta que el cuerpo aguante. Llevo 50 años y pretendo seguir hasta los 70», apostillaba este jueves.

Campos haciéndose un selfie con su colega, Alex Martinelli.

Para el DJ «mantener la tienda estos tres últimos años ha sido un suplicio. La pandemia nos ha hecho mucho daño a todos los niveles. ¿Podríamos haber aguantado? Sí, pero prefiero centrar las fuerzas que me quedan en mi labor como DJ. Tengo muchas actuaciones programadas para este verano y muchas fiestas por delante». Juan Campos tiene cuerda para rato.