El Papa Francisco, en una silla de ruedas, asiste a una audiencia con peregrinos de Profesores de Religión Filippini en el salón Pablo VI del Vaticano. | Efe

0

Sus médicos probablemente no estén de acuerdo, pero el Papa Francisco cree que un trago de tequila podría ayudar a su dolor de rodilla. Mientras su papamóvil se detenía en la Plaza de San Pedro en su última audiencia general, un grupo de seminaristas mexicanos le gritó preguntando cómo estaba su pierna. «Se está portando mal», respondió el Sumo Pontífice argentino en español. Los dolores de rodilla y los problemas en las piernas han obligado al Papa a utilizar a veces una silla de ruedas.

Uno de los seminaristas agradeció al Santo Padre que siguiera cumpliendo con sus obligaciones a pesar del dolor, y le dijo a Francisco, de 85 años, que su persistencia era un ejemplo para ellos como futuros sacerdotes. Al darse cuenta que eran mexicanos por la bandera que llevaban, el Papa dijo: «¿Sabes lo que necesito para mi pierna? Un poco de tequila».

Después de muchas risas, uno de ellos le respondió a gritos: «Si un día vamos a Santa Marta, te llevaremos una botella», en referencia a la casa de huéspedes donde vive Francisco en el Vaticano. Uno de los seminaristas, Rodrigo Fernández de Castro, publicó en TikTok el intercambio, que tuvo lugar en la audiencia general del pasado miércoles.