En los talleres, los turistas aprenden nuevas formas de expresión y se llevan un recuerdo. | EMILIOQUEIROLO/LAURABECERRA

0

De sol y playa, naturaleza, o negocios; cultural, gastronómico, rural o espiritual. Existen muchos tipos de turismo, todo depende de la oferta y las inquietudes del visitante. Con el fin de reinventar la forma de viajar y ampliar ese abanico de posibilidades, nace el proyecto Dada-days, una plataforma online que reúne una cuidada selección de talleres de arte que conectan a los    turistas con numerosos artesanos    locales o afincados en la Isla.

«El objetivo de Dada-days es facilitar el acceso a los talleres de los artesanos; entras en su universo y aprendes nuevas formas de expresión artística. Se trata de una forma de ecoturismo e intercambio cultural. Quizá el visitante desconoce los problemas o tradiciones de la Isla. Compartir su taller puede ayudar a que su viaje no sea tan superficial y tengan un recuerdo que vaya más allá de la playa», explica Lisa Heschel, fundadora de la plataforma, una joven alemana de 31 años que reside en la Isla desde hace más de un año.   

TALLER ARTESANAL ORIENTADO A TURISTAS LAURA BECERRA20220423133007_IMG_0720.jpg

Helena Nieto enseña una técnica de joyería.

Variedad

Esta idea surgió hace tres años. Lisa decidió pasar su baja de maternidad en la Isla y, entonces, cayó en la cuenta de que «la oferta artística para extranjeros era casi inexistente». La poeta y ceramista Irene Forteza fue una de las primeras artesanas en abrirle las puertas de su mundo creativo, y pensó que lo más justo era compartir toda la riqueza artística y artesanal que ofrece Mallorca. Aunque Dada-days solo lleva dos meses en activo, Lisa realizó una vasta labor de investigación, poniéndose en contacto y conociendo a los artesanos. En la plataforma, los turistas pueden escoger entre cursos de cerámica con Irene Forteza, de collage con Beatriz Tomàs, de encuadernación manual y caligrafía en Taller Verd de Son Sardina con Paz Alomar y Adriana Forteza, de orfebrería con Helena Nieto, o de botánica con Elena Zafón, un taller donde poder aprender también la ancestral técnica japonesa de Kokedama. Además de aprender nuevas técnicas, siempre se llevan un recuerdo.

Eq23042022004-04.jpg

Beatriz Tomàs, en su taller de ‘collage’ en Cas Català.

«Hasta el momento, a los talleres han asistido personas con pocos conocimientos sobre la materia; son clases introductorias, en las que conocen herramientas y técnicas básicas. Es una oferta diferente, dirigida a gente que viene a pasar unos días, pero que muestra interés por conocer la artesanía y la cultura local. Es una experiencia enriquecedora para todos», afirma la orfebre Helena Nieto, historiadora de arte y joyera especializada en el mosaico, cuyo taller se encuentra en la Vall de Sóller.

Eq23042022004-03.jpg

La joven alemana Lisa Heschel, fundadora de Dada-days.

«En general, el extranjero valora más el trabajo hecho a mano y la creatividad que el residente; no le cuesta tanto pagar por una obra de arte única. Por ahora he impartido dos talleres y el perfil del asistente es el de una persona que viene a pasarlo bien, que desea hacer algo creativo y también    pedir recomendaciones de dónde ir o qué hacer en la Isla», explica la artista Beatriz Tomàs, que combina The Dressing Room, su tienda de alquiler de vestidos de fiesta, con el collage, su forma de expresión predilecta. Los talleres de Dada-days pueden proyectar la obra de los artesanos más allá de las fronteras de la Isla, tal y como explica Tomàs: «Una de las asistentes al primer taller, que venía de Suiza, se interesó mucho por mi obra. Me comentó que le interesaría acercarse a mi primera exposición, que será el 30 de junio en la galería de arte Kaplan Projects. Siempre pueden llegar a salir cosas».

El apunte

Por un turismo más sostenible

Aunque no sean mayoría, si uno aguza la vista pueden observarse en Palma diferentes tipos de turistas, que rompen el estereotipo de chanclas, cerveza y pieles quemadas por el sol. En conjunción con los nuevos tiempos, cuando buena parte de la sociedad mallorquina se muestra muy crítica con el turismo de masas y excesos, otro de los objetivos de Dada-days es generar un concepto de vacaciones más sostenible a nivel ambiental y social. El vínculo cultural que se genera en los talleres puede ayudar a que algunos le den otro enfoque a su forma de viajar y lo hagan de una forma más amable y respetuosa.