Planta de interior. | Pixabay

Lucir un bonito jardín no es una tarea tan complicada como parece. Gracias a ciertos trucos, puedes ahorrar tiempo y dinero en el cuidado de tus plantas. Uno de los consejos más extendidos y muy de moda últimamente es limpiar las plantas con cerveza. Sí, como lo lees. Un producto fácil de conseguir y muy asequible que puede convertirse en uno de nuestros grandes aliados en el jardín.

Tanto las plantas de exterior, como las de interior, suelen acumular bastante polvo. Aunque existen productos específicos para limpiarlas y dejarlas brillantes, estos suelen ser caros y de complicado acceso, sobre todo, para los más inexpertos en la materia. A pesar de que pueda parecer extraño, la cerveza es una de las mejores opciones en estos casos. Las propiedades de la cebada nutren las plantas. Además, mantener una correcta limpieza de las hojas, retirando la suciedad de los poros, ayuda a que estas puedan realizar una mejor fotosíntesis.

Para llevar a cabo este método tan solo necesitas cerveza. Lo mejor sería rellenar un difusor con esta bebida y esparcirla por la planta. Si no dispones de difusor, puedes verter un poco de cerveza en un trozo de algodón o en un paño e impregnar las plantas con la cerveza directamente. Una vez limpiadas, deja que el líquido se seque al aire libre. Es importante limitarnos a limpiar las hojas de las plantas. Bajo ningún concepto los tallos ni las flores. El truco sin duda funciona. El resultado es una planta brillante y limpia. Además, no aporta solo cualidades estéticas, sino que la cebada aporta vigor a la planta. El potasio, el calcio y el magnesio de la cerveza aportan gran cantidad de vitaminas a las plantas. También se puede aprovechar este momento para realizar otras tareas y conseguir que la planta esté en sus mejores condiciones, como cortar ramas muertas o retirar las hojas ya secas.