Torrens se mostró emocionado por el reconocimiento a su labor como promotor de la cultura popular. | Carme Escales

1

Sant Antoni ha salvado este año sus ‘foguerons’ en el barrio barcelonés de Gràcia, donde este jueves arrancó el largo fin de semana de celebración de la fiesta mallorquina que hace 29 años exportó a Barcelona Antoni Torrens. El afán de este hijo de sa Pobla de dar a conocer en Catalunya, y en otros países, la cultura de su tierra le ha hecho merecedor del Premi Joan Amades de Cultura Tradicional i Popular 2021. La entrega de este galardón, de manos del presidente de la Associació Cultural Joan Amades, Gustau Molas, y en presencia de la directora general de Cultura de Balears, Catalina Solivellas, se celebró en el auditorio del Centre Artesà Tradicionàrius, en Gràcia.

Con este acto se abría el programa de Sant Antoni a Gràcia, donde Torrens quiso que también los estudiantes mallorquines en la capital catalana, como lo fueron sus tres hijos, y todo mallorquín que viviera en Barcelona, como una amiga farmacéutica que llevaba 30 años sin poder disfrutar la fiesta mallorquina, la pudieran vivir en el distrito de Gràcia. Pero la creación de los Foguerons de Sant Antoni en Gràcia es solo uno de los méritos del reconocimiento a Torrens de su defensa de la cultura mallorquina. En 1994, instauró la Trobada de Xeremiers y la Fira de Luthier que tiene lugar cada año en sa Pobla y que reúne a Xeremiers de toda Europa. «A punto de desaparecer, eran apenas 30 y hoy son 700 los participantes», según señala él mismo. Torrens considera que «la cultura es la savia de los pueblos, el signo de identidad que perdura de generación en generación».

El glosador Mateu Xurí dedicó una muy emotiva ‘glosa’ para Antoni Torrens.

Antoni Torrens nació en sa Pobla el 29 de enero de 1937, y recuerda que con apenas tres años ya vivía la fiesta. «Mumare era una gran cantadora», expresaba el día antes de recibir el premio. Música y foguerons han sido parte importantísima de la vida de este farmacéutico mallorquín que también recuperó la Nit d’enramades de Santa Margalida. Gracias a él, la cultura mallorquina ya es parte de la vida de Gràcia. Cerró el acto de entrega del premio a Torrens el glosador Mateu Xurí, que deleitó al público con glosas dedicadas a Pere Tàpies, Joan Amades y una muy emotiva glosa para Antoni Torrens.