El escritor Alejandro Palomas, en una imagen de archivo. | Efe

0

La audiencia nocturna de la Ser no daba crédito. Anoche, tras entrevistar a la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz, Aimar Bretos se puso más serio si cabe y dio vía libre al escritor Alejandro Palomas. El ganador de un premi Nadal en 2018 se dio a conocer ante todo el mundo como un «superviviente» de los abusos y agresiones que durante años cometió un religioso, que por si fuera poco era «muy amigo de su padre» y alguien «muy carismático y respetado» en su entorno. Hoy, en pleno 2022, el «hermano L», como apodó a su agresor, sigue vivo e impune pues los hechos han prescrito, como él mismo precisó.

Al principio de la entrevista Palomas pidió al entrevistador qué debía decir y qué no. El periodista del grupo Prisa le respondió que llegara hasta donde quisiera hacerlo y el autor anunció: «lo contaré todo». Y crean que todo era demasiado. Relató como cuando todo empezó somatizaba lo que le sucedía y tenía mucha fiebre. Entonces el citado hermano L lo metía en un coche y cometía tocamientos con una dosis de violencia que acabó por sembrar en el niño un sentimiento de culpa por lo que le estaba pasando. No fue lo peor que contó, hubo pasajes muy explícitos y durísimos.

Hace ya dos años el escritor relató en una columna que un religioso abusó de él cuando tenía ocho años. Anoche, entrevistado en la Cadena Ser, detalló que los abusos ocurrieron en 1975, cuando cursaba 5º de EGB en La Salle de Premià de Mar (Maresme, Barcelona). «Yo fui acosado, abusado y agredido sexualmente. Pasé por las tres fases. Cuando uno es agredido es violado. Por un religioso, docente, del colegio de La Salle y esto fue desde finales de curso de EGB, durante las colonias entre cursos y hasta más o menos poco antes de Semana Santa de quinto de EGB. Es difícil contarlo rápido porque es un proceso lento», explicó.

«En aquel momento yo sabía que lo que estaba viviendo era horrible. No sabía si era horrible por mí, no sabía hasta qué punto yo tenía la culpa de eso. Era un niño que buscaba protección e inconscientemente pensaba que era el precio que tenía que pagar», relató en otro momento de la entrevista para añadir que, cuando sufrió una violación, era «niño y salí superviviente». «Nunca he vuelto a ese colegio. Me parece imposible», concluye el autor en la entrevista, en la que recuerda que los delitos «están prescritos». «Él es un nombre, uno de muchísimos. Creo que de alguna manera, yo, el Alejandro que tiene cierta relevancia, puede poner un poco de cara a esto», denunció.

Noticias relacionadas

Ante estas declaraciones, el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas ha condenado de manera pública en un comunicado «cualquier abuso a menores», al tiempo que ha querido trasladar «la voluntad de apoyo a la persona afectada y asumir la responsabilidad que toque, aclarando que en la actualidad la institución tiene establecido un protocolo que no permitiría que unos hechos parecidos sucediesen en la comunidad educativa».

La institución ha señalado que, a pesar de la distancia temporal con los hechos narrados, el protocolo, «también en este caso, se ha activado inmediatamente y procederá a asumir todo lo que en este proceso se vislumbre». Los Hermanos de las Escuelas Cristianas han señalado que los hechos atribuidos a personas vinculadas con la institución son «deleznables y causan un profundo dolor a todos aquellos que los han sufrido».

Además, puntualizado que aquellos casos de presuntos abusos que han conocido ha procedido a la aplicación de los criterios recogidos en el derecho canónico, leyes estatales y directrices propias de la institución mediante su Código Ético. Por su parte, Unidas Podemos (UP), ERC y EH Bildu han registrado este miércoles en el Congreso de los Diputados la petición de creación de una comisión de investigación sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia católica, que han calificado de «hechos abominables».

El presidente del Gobierno no se ha cerrado a esta comisión de investigación y tampoco ha descartado que el Ejecutivo vaya a llevar a cabo alguna acción al respecto, según ha explicado en una conversación informal con periodistas este jueves tras un acto en Alcalá de Henares (Madrid). Sin embargo, ha avanzado que antes se reunirá con víctimas de estos abusos la próxima semana. La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, se había comprometido previamente a «estudiar atentamente» esta petición. PP y Vox sí se han opuesto a la creación de la misma mientras que Ciudadanos ha mostrado su apoyo a la misma.