Imagen de la elaboración de la croqueta gigante en Miami, uno de los templos de este producto. | Reuters

1

Unas 300 personas celebraron el pasado viernes el Día de la Croqueta en Miami en un acto en el que se preparó la «más larga del mundo», de dos metros de extensión, en una freidora especial a la que los organizadores apodaron ‘Frankestein’.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniela Levine Cava, y la concejala Raquel Regaldo asistieron a la celebración en el restaurante Sergio’s de Coral Gables, uno de los ‘templos’ de la croqueta en Miami, una ciudad donde ese bocado tiene multitud de amantes. La iniciativa de declarar el 1 de octubre Día de la Croqueta en Miami partió de este restaurante fundado en 1975 y que ha vendido más de 20 millones de unidades de este pasabocas desde ese año hasta 2017.

La fritura de la croqueta fue seguida de una degustación que comenzó con la canción We Are the Champion de Queen.

Como los perros calientes en Nueva York, la croqueta es la reina en las comidas en la calle en Miami, y la de jamón, como la preparada en Sergio’s, la favorita de la mayoría.

La masa, preparada de antemano y congelada, llegó a mediodía al restaurante en un camión y fue freída ante el público en una enorme freidora con un mecanismo para darle la vuelta dentro.

Así se pudo dorar por igual hasta alcanzar el tono golden brown (marrón dorado) deseado.

La Real Academia de la Lengua Española (RAE) define la croqueta como «una porción de masa, generalmente redonda u ovalada, hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo u otros ingredientes, que, ligado con besamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante».

La RAE no se pronuncia sobre el siempre espinoso tema de quién fue el creador de la croqueta y qué país puede presumir de ser su cuna, pero todo apunta, como casi siempre en gastronomía, a Francia, aunque a Cuba llegó desde España.