La madrileña Belén Guijarro y los argentinos Ignacio Repetto y Emiliano Müller.

0

Parece mentira, pero en este mundo tan globalizado puede ocurrir que un grupo tenga un éxito apabullante en plataformas y en sus actuaciones en directo pero a la vez no sean conocidos por muchos porque apenas han salido en los medios audiovisuales tradicionales como radio y televisión.

Este es el caso de Pica-Pica, el grupo infantil que ha arrasado en Youtube con más de nueve mil millones de visualizaciones. «No es que nos levantemos cada día dando gracias a Youtube, en todo caso los hacemos a los niños y a los padres que nos permitieron darnos a conocer en España y posteriormente fue gracias a Youtube que pudimos entrar en Latinoamérica», comentaba ayer Ignacio Repetto (Nacho Bombín), durante la conversación por teléfono mantenida ayer por la tarde con este diario junto a sus compañeros Belén Guijarro (Belén Pelo de Oro) y Emiliano Müller (Emi Bombón).

Pica-Pica aterriza esta tarde en el Auditòrium de Palma para presentar su espectáculo 10 años. «Es un recopilatorio de lo que ha sido esta aventura desde 2011, pero también daremos a conocer algunos de los temas de nuestro nuevo disco que precisamente hoy (por ayer) ha salido al mercado», comenta Belén.

Antecedentes

Ignacio, Belén y Emiliano son antiguos componentes del grupo, también infantil, CantaJuego. Hace diez años decidieron dejar el grupo y se embarcaron en este proyecto que les ha hecho ser archiconocidos entre los niños y, de rebote, entre sus padres, tíos y abuelos.

Pica-Pica ha recuperado clásicos como El patio de mi casa, El Señor Don Gato, El Barquito Chiquitito, aunque también tienen un buen número de canciones propias. «Aproximadamente será un 50/50 entre clásicos y aportaciones nuestras», dice Belén, quien fue madre apenas un año antes de pandemia. «Siempre digo que no hay mal que por bien no venga, pero también es verdad que desde muy pequeño mi hijo viajaba con nosotros y yo ya decía en broma que Pica-Pica éramos cuatro».

Los integrantes de Pica-Pica se muestran encantados con volver a Mallorca. «Estuvimos en enero de 2019 por última vez y luego ya no pudimos regresar por la pandemia. Ahora que la situación ha mejorado de forma notable es una gran alegría que los teatros y auditorios vuelvan a abrir con una capacidad más que aceptable. Estamos notando que la gente tiene muchas ganas de pasarlo bien», explica Emiliano.

Las entradas estaban agotadas, pero ante los cambios efectuados por el Govern a principios de semana, el aforo ha aumentado y aún quedan algunas butacas disponibles para disfrutar del espectáculo.