Pepe Allegüe, con su tabla de pádel surf.

0

La 28 Vuelta a Dragonera en Piragüa y pádel surf se ha programado para el próximo día 29 de agosto. Tras la suspensión del año pasado debido a la pandemia, llega nuevamente la prueba náutica no competitiva que representa todo lo mejor de la isla, el deporte y la naturaleza. Como cada año, para la Vuelta a Dragonera será obligatoria la inscripción previa online, o presencial en Foracorda, Vol Ras y Piragüas GM, que incluye seguro a terceros, camiseta, regalos, bebidas y el apoyo del equipo de voluntarios de seguridad en el mar y de muchos profesionales de la sanidad y el rescate.

Hasta setecientos participantes han llegado a remar algo más de dos horas para hacer lo que se ha convertido en un recorrido clásico para todo amante del kayak o el pádel surf, pero ¿Cómo empezó todo?

La Agrupación Deportiva Voltors en los años ochenta organizaba actividades para sus cerca de un centenar de miembros. Tenían secciones de senderismo, espeleología, kayak o escalada. La sección de kayak organizaba salidas cada fin de semana. Cada vez más largas y atrevidas, tenían como objetivo final circunnavegar es islote de Sa Dragonera, aunque necesitaban una embarcación de apoyo para minimizar riesgos. Cuando finalmente Voltors tuvo una pequeña neumática, se decidieron. En esa primera vuelta a Dragonera fueron sólo 16 participantes, corría el año 1993. Uno de aquellos primeros aventureros era Pepe Allegüe, jefe de almacén de Astilleros de Mallorca. Al año siguiente Voltors decidió hacer la actividad abierta a todos los aficionados a la piragüa. Pepe Allegüe pidió ayuda a su empresa para promocionar la Vuelta a Dragonera y desde 1994 su empresa ha colaborado ininterrumpidamente en la financiación de la promoción del evento. Hoy Pepe Allegüe sigue en Astilleros de Mallorca, y continúa participando en la Vuelta a sa Dragonera todo lo que puede.

¿Se podía imaginar en aquellos primeros años que la Vuelta a Dragonera se convertiría en lo que es hoy?
– Nunca imaginamos que llegaríamos a superar casi cada año el medio millar de participantes, con decenas y decenas de barcas de apoyo, la implicación de la Guardia Civil del Mar, Salvamento Marítimo, el Ajuntament d’Andratx, el Consell de Mallorca y muchas empresas privadas.

¿Cómo colaboran esas empresas privadas?
– Por ejemplo, La Herramienta Balear desde hace ya muchas ediciones regala una máquina de limpieza a presión que se sortea entre los participantes. También la empresa 3G Hidráulica regala una caja de herramientas fabulosa. Cada año Piragüas GM sortea un kayak. Muchas empresas colaboran entregando material o equipos para los participantes, así podemos dar bebidas, meriendas, gorras y todo tipo de pequeños regalos o recuerdos.

¿Cuántas ediciones ha hecho desde 1993?
– He hecho muchas, aunque no todas. En los últimos cinco años en pádel surf, que me aporta una sensación distinta al kayak. En el pádel siento más el movimiento del agua en mis pies y la mirada me permite ver mejor el fondo y lo que ocurre a mi alrededor.

¿Qué ha cambiado en sa Volta desde 1993?
– Obviamente el número elevado de participantes cambia todo, pero en esencia sigue siendo igual, una aventura con cierto riesgo y mucha emoción. Es inevitable sentir muchas emociones en la salida, aunque se disponga de mucha seguridad, buenos métodos de previsión meteorológica y muchas embarcaciones de apoyo. El mar sigue siendo algo que impresiona cuando vas sobre un pequeño trozo de plástico impulsado sólo por tus propios brazos.

¿Qué le diría a una persona que quiere participar por primera vez?
– Bueno, que compruebe claramente que puede remar más de dos horas, con algunas olas y viento en contra. Normalmente no está del todo plana la mar, siempre hay un tramo complicado. También, que lleve equipo de seguridad y que esté muy atento a las indicaciones de la organización, pero que no olvide que la responsabilidad de salir, volver o abandonar es de cada uno, no de la organización.