El movimiento busca mostrar la gran cantidad de restos de tabaco que hay en el entorno. | Facebook

34

Un hombre ha sido denunciado este miércoles en la calle Aragón de Palma por marcar con tizas de colores las colillas tiradas en el suelo. Agentes de policía requisaron al activista las pinturas al considerar que esta práctica supone el «deslucimiento de bienes inmuebles de uso público».

Desde la plataforma No más colillas en el suelo de Mallorca critican que se considere que esta acción «deteriora» la calle y en cambio «la acera esté llena de colillas».

'Tiza de la vergüenza' es un movimiento que se ha popularizado en los últimos meses y que busca denunciar de una forma visible la cantidad de colillas que se pueden encontrar en el suelo. El objetivo es mostrar el impacto que ocasiona en el medio ambiente los restos del tabaco y concienciar a las personas del problema.

No más colillas en el suelo señala en sus redes sociales que «la pandemia del tabaco mata a 8 millones de personas al año en el mundo y sus desechos, las colillas, son tóxicos y representan el primer tipo de basura a nivel mundial. Además, no son biodegradables».

También indican que las colillas «no solamente ensucian y contaminan, también son causa de incendios, arrasando con bosques enteros, quemando a sus animales, ocasionando daños ecológicos y económicos irreversibles y también causando muertes humanas».